La mayoría de los fideicomisos que por decreto presidencial desaparecerán en la Secretaría de Cultura, benefician al patrimonio mundial y cultural de México que están bajo el resguardo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), como son la administración del Museo Santo Domingo en Oaxaca, el Museo de los Altos de Chiapas y no menos importante para el fomento y a la conservación del patrimonio, arqueológico, antropológico e histórico de México.

El recorte al presupuesto de estos espacios podría suponer un debilitamiento de las instituciones culturales encargadas para hacer investigaciones, además de plantear tiempos difíciles para la academia, incluso de retroceso, dijo en entrevista con El Economista, el antropólogo Bolfy Cottom, especialista en legislación cultural.

“El objetivo de (eliminar) los diferentes fideicomisos en particular el que está referido para el ‘Fomento y la conservación del patrimonio cultural, antropológico, arqueológico e histórico de México’, tiene una consecuencia lógica, que a mí me parece es que ya venía perfilando la desaparición del recurso (destinado) para una diversidad de proyectos de investigación de conservación y restauración", comentó.

Bolfy Cottom mencionó que estos recursos no representan un excedente en el presupuesto asignado a estas actividades, puso como ejemplo que los daños que causan los sismos de 2017 en el patrimonio todavía no se resuelven, e incluso mencionó que muchos de ellos necesitan más recurso por el acumulado del tiempo que ha pasado sin restauración.

"El recurso para esas acciones nunca ha sido suficiente y además de que no hay recursos suficientes se les merma la posibilidad de conseguir recursos para atender nuevos casos", dijo.

En este sentido explicó que aunque la intención es buena, generalizar la eliminación de estos fideicomisos también se interpreta como una falta de contrapesos que ya se cuentan en la administración pública con la fiscalización que hace la Auditoría Superior de la Federación (ASF), por lo que el experto en Política Pública de Cultura e investigador del INAH, mencionó que este acto de generalización proviene de una toma de decisión autoritaria.

“Cuando uno mide este tipo de acciones se entiende por qué dijo eso (el decreto presidencial de eliminar fideicomisos en algunas secretarías) porque estaba esperando asumir una actitud un tanto autoritaria centralista, porque se quieren controlar los recursos de una manera unilateral”, opinó Cottom quien recibió el Premio Ángel de la Ciudad, en derecho cultural en el año 2018.

“Se está acabando con el producto de luchas históricas en la investigación, en el conocimiento en la ciencia, que tanto ha costado construir, necesitamos contrapeso a estas decisiones”.

[email protected]