Los Angeles.- Miles de admiradores acudieron este miércoles a despedir a la cantante Jenni Rivera, en el Gibson Amphitheatre.

Desde muy temprano cientos de seguidores de "La Diva de la Banda", algunos vestidos de blanco, se apostaron haciendo fila para entrar al anfiteatro y muchos lo hacían sin haber conseguido un boleto por Internet.

Historias impresionantes de admiración y hasta veneración por la cantante nacida en Long Beach, y una de ellas fue María Cortés, una paciente de cáncer que llegó en silla de ruedas y sin boleto.

"Vengo a despedir a mi más grande artista y es mi último deseo", expresó una emocionada admiradora, que se presentó arropada ante los intensos fríos y con un sombrero blanco.

Entre los asistentes llegó gente que había viajado por horas desde ciudades de California tan distantes como San Francisco o San José, que les representó ocho horas de viaje en auto.

"No importa, queríamos ver por última vez a Jenni y lo vamos a lograr, aunque sea con su féretro cerrado", señaló Manuel Jiménez, quien llegó con su amigo Rubén desde San José.

En la fila estaba Ramona Méndez, una michoacana que nunca supo de los boletos. "He estado dando vueltas en auto desde las tres de la mañana hasta que abrieron el estacionamiento a las seis.

"En primera nunca supe lo de los boletos y en segunda ni computadora tengo, pero sí tengo muchos de sus discos y quería despedirme. Si consigo boletos será su primer milagro", compartió.

Los admiradores indocumentados no podrán despedirla, porque los boletos sólo se podían conseguir con una tarjeta de crédito y una identificación valida de Estados Unidos.

Teresa Hernández, una admiradora desesperada era una de las que decía que estaba dispuesta a pagar los 500 dólares que se especulaba estaban revendiendo en el área.

"Estoy dispuesta a pagarlo. Porque vengo de Las Vegas y no pensé que habría restricciones, yo quería despedirla. Hice mi esfuerzo y dejé de trabajar ayer y hoy, pero valía la pena", expresó.

Entre los asistentes se encontraba la primer publicista de Jenni, Yanalté Galván, quien fue quien le propuso cambiar la denominación de "La Mariposa de la Banda" por el de "La Diva de la Banda".

"Cuando le propuse me dijo y qué es eso y le expliqué que era una mujer divina y me replicó: ya eso me gusta y eso se queda!".

Mientras tanto los restos mortales de Jenni Rivera ya estaban instalados en el escenario del anfiteatro de los Estudios Universal, en donde más tarde se efectuarán ceremonias de último adiós y la graduación celestial, como definieron sus familiares.

Los que han logrado ingresar al anfiteatro estaban recibiendo el programa en el que se anuncia que dará un mensaje Pedro Rivera Jr. el hermano de Jenni y pastor de una iglesia cristiana.

En el programa "Graduación al cielo de Jenni Rivera firme y sin temor" aparecen fotografías que destacan la imagen de Jenni como cantante, empresaria, madre y abuela.

Entre los artistas que estarán en la ceremonia privada se encuentran Olga Tañón, Ana Bárbara, Kate del Castillo, Edward James Olmos y Ana Gabriel, entre otros.

apr