Las formas que tenemos en México para nombrar la poesía no se limitan al español. “Palabra sagrada”, “palabra escogida”, “la palabra que tiene aroma”, “palabra flor”, “la palabra que encarna verdad, que encarna poder” son algunos de los ejemplos que Natalia Toledo, subsecretaria de Diversidad Cultural federal, puede referir, con traducciones de otras lenguas indígenas, para una sola palabra en español. La lengua que se aprende desde pequeño no sólo es la forma de comunicar, es una manera diferente de entender el mundo, concebir las palabras es inventar el conocimiento, tiene otra configuración.

En México hay 68 lenguas originarias repartidas por toda la extensión territorial, muchas de ellas permanecen con una amenaza permanente de desaparición de sus hablantes.

Este año, mundialmente se catalogó como la temporada para celebrarlas y comenzar a generar políticas para frenar su extinción. Con este motivo, durante el primer fin de semana de la Feria Internacional del Libro de Oaxaca (FILO) se inauguró el Pabellón de Lenguas Indígenas nacionales, que adopta la forma de una pequeña ciudad confeccionada por 68 muros color adobe que corresponden a las agrupaciones lingüísticas de nuestro país. Cada uno de ellos contiene una serie de creaciones literarias en las lenguas indígenas nacionales.

En entrevista, la subsecretaria de Diversidad y Fomento a la Lectura de la Secretaría de Cultura federal destacó la importancia de que espacios como la FILO y, próximamente, la FIL Guadalajara, den visibilidad a las lenguas, de la relevancia de cruzar fronteras con este proyecto que incluye puentes tecnológicos y artísticos enfocados al aprendizaje e interacción con las lenguas.

“El objetivo es que todo público se acerque y se familiarice. Incluso siendo en mi caso hablante del zapoteco, hay lenguas que no sabemos cómo están en esta tierra”, comentó.

“Será muy importante para nosotros llevar este espacio a donde nos lo soliciten, es la idea, que esta ciudad vaya a otros pueblos y ciudades ha habitarlas con la literatura escrita, hablada, y las imágenes de las lenguas de cineastas indígenas que también se proyectarán”, confirmó.

Destacó la importancia de que el pabellón “Paisaje lingüístico de México” se haya dado a conocer en Oaxaca, puesto que, afirmó, “es la región con más riqueza lingüística y cultural del mundo”.

Entre los materiales audiovisuales que aportó el Centro de Cultura Digital hay una rocola y una cabina de lengua de señas, espacios donde se podrán escuchar cuentos e historias narradas en estas distintas lenguas hechas por grupos multidisciplinarios de diseñadores gráficos e industriales, arquitectos, curadores, museógrafos, artistas e ingenieros, llamados a través de una convocatoria pública de cuyo diseño estructural resultaron ganadores los arquitectos Alejandra Ángeles, Enrique Flores, Andrés Ballesteros y Alejandro Delgado.

Además de la subsecretaria de Diversidad Cultural, la inauguración también fue atendida por la secretaria de las Culturas de Oaxaca, Adriana Aguilar y el director de la FILO Guillermo Quijas.

Este pabellón hace uso de la tecnología de realidad aumentada para facilitar el acercamiento de las nuevas generaciones a la cultura de los pueblos indígenas de México. También está equipado para proyectar documentales que faciliten la comprensión de las lenguas originarias y la cultura que las representa.

Algunas de las actividades temáticas que este ofrecerán en la FILO se incluyen el reconocimiento del multilingüismo en México, a través de interacciones comunicativas en diversos idiomas; la vigencia de las lenguas indígenas nacionales como medios de expresión y comunicación en la esfera pública, y el bilingüismo como elemento de desarrollo personal y profesional, compuesto por una ciudadanía multicultural.

El sábado 26 octubre ofrecerá un espectáculo bilingüe maya-español, con la compañía de teatro guiñol U bo’oy che’ (La Sombra del Árbol) y el domingo 27 octubre, la presentación La Enseñanza de las Lenguas Indígenas de Oaxaca a través de Aplicaciones, en donde participarán los programadores Marco Antonio Martínez Pérez, Zitlali Guadalupe Martínez Pérez Yalam, Félix Pérez Velazco y Richard Daniel Mendoza Hernández.

El pabellón permanecerá en el Centro Cultural y de Convenciones de Oaxaca hasta el 27 de octubre.

[email protected]