Tres años con nueve meses después de un profundo proceso de restauración, la estatua ecuestre de Carlos IV recobra su belleza para engalanar la plaza Manuel Tolsá.