Aunque no se han registrado pérdidas significativas en la afluencia de turistas a los destinos de Quintana Roo por la presencia de sargazo en sus playas, el combate de este fenómeno sí demanda inversiones millonarias, aseguraron expertos en el tema.

Tan sólo este año, se han invertido alrededor de 82 millones de pesos, 62 que han sido aportados por el gobierno federal y 20 por el estatal, para los trabajos de limpieza de las playas, informó el secretario de Ecología y Medio Ambiente de la entidad, Alfredo Arellano Guillermo.

Agregó que el gobierno de Quintana Roo ha comprometido 240 millones de pesos adicionales para una siguiente etapa, que implica la contención en mar, al mismo tiempo que se están gestionando alrededor de 610 millones de pesos con las autoridades federales para los mismos fines.

Detalló que el crecimiento exponencial de este fenómeno es sorpresivo y derivado del problema del calentamiento global y que se atraviesa por un proceso de experimentación que permita determinar las medidas adecuadas para contrarrestar sus efectos.

Incluso planteó que se estudia la posible utilización del sargazo extraído en beneficio de la agroindustria, la industria textil, farmacéutica y cosmetológica.

Por su parte, el director ejecutivo de la Asociación de Hoteles de Riviera Maya, Manuel Paredes, explicó que la Iniciativa Privada también ha tenido que gastar en la contratación de mano de obra que trabaje constantemente en la limpieza de sus playas.

Proyectó que estos gastos tendrán que formar parte de los presupuestos de operación de los hoteles a futuro, pues éste es un fenómeno que se mantendrá en el mediano y largo plazos.

Enfatizó que, pese al desbordamiento del problema, no se han tenido volúmenes importantes de cancelaciones, es decir, que se han cumplido las expectativas de ocupación para este año y sin abaratar la oferta hotelera.

Una estrategia integral

Por su parte, la secretaria de Turismo, Marisol Vanegas, coincidió en que no se ha afectado la llegada de turistas e indicó que durante la actual temporada vacacional se registró una ocupación de 2 millones 307,000 cuartos-noche, lo que significa una alza de 1.5% respecto al año pasado.

Dijo que se reportó la llegada de 1.7 millones de turistas, lo que representa una derrama de 1,736 millones de dólares.

No obstante, reconoció que las afectaciones podrían reflejarse en la próxima temporada de vacaciones, por lo cual se ha delineado una estrategia integral dedicada a combatir un fenómeno que llegó para quedarse, el cual está siendo estudiado en todas sus aristas.

Dicha estrategia considera no sólo la limpieza y monitoreo de las playas quintanarroenses, sino también la contención del sargazo en el mar, la deposición final del mismo, los usos y aprovechamiento de esta alga, las formas de financiamiento para implementar dichas medidas y la labor científica y de investigación que permita disminuir el impacto de este fenómeno natural.