Aunque los servicios de comunicaciones VoIP impulsados por los denominados OTT no han reemplazado a la telefonía tradicional, sí tendrán un impacto en el volumen de negocio de la industria en los próximos ocho años.

Según Ovum, los servicios VoIP tendrán un impacto negativo en los ingresos de las operadoras de 479,000 millones de dólares (unos 368,000 millones de euros) hasta 2020. La cifra supondrá en torno al 6.9% de los ingresos de voz de las telecos.

Estos analistas indican en el informe "Future of Voice" que los operadores siguen teniendo miedo por sus negocios tradicionales si bien apuntan a que estos ingresos seguirán cayendo pero no hasta el punto de sufrir un colapso.

Ovum apunta a que las operadoras se están enfocando hacia las aplicaciones de telefonía orientas hacia la "nube", y centrarán sus esfuerzos en mantener la relevancia de los números telefónicos, lo que asegurará que las operadoras tienen un sitio en el mercado futuro de las comunicaciones.

"El colapso de los ingresos por la telefonía no es probable, pero la tendencia a largo plazo es un escenario de comunicaciones más complejo en el que los servicios de voz tendrán un menor papel", explica Ovum. La consultora recomienda a las operadoras que desarrollen aplicaciones que vinculen los servicios de cloud computing con el uso del teléfono.

RDS