América Latina estaba hasta hace un año lejos de dotar de una mayor importancia a las inversiones en materia de protección cibernética, pero las revelaciones de prácticas de espionaje por parte de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) hacia gobiernos o individuos sin ningún tipo de distingo calaron en la mentes de presidentes y directores de empresa, y por ello se prevé que en el 2014 aumenten notoriamente las inversiones en el rubro.

No queda de otra , dice la tecnológica Cisco, principalmente porque este año habrá una explosión en el uso de servicios basados en la nube y dado que también habrá un mayor número de empleados, el doble, con dispositivos móviles corporativos que desde ya significan un manjar fácil de ingerir para los delincuentes cibernéticos por su mínima o nula protección informática.

Lo ocasionado por la NSA, que espió a empresas, personas de pie y gobiernos gracias al entorno digital y a la infiltración en servidores privados y de gobierno, significa que las empresas de la región, además de sus gobiernos, deben prepararse para enfrentar cualquier ataque venido de la red y no a esperar que un pirata cibernético o un hacktivista exhiba las vulnerabilidades de las organizaciones.

Ghassan Dreibi, gerente de Desarrollo de Negocios del Área de Seguridad para América Latina en Cisco Systems, sostiene que las amenazas cibernéticas más avanzadas son reales para las empresas latinoamericanas. El que un virus o un grupo de hackers no haya atacado con decisión en la región no significa que el malware de última generación no tenga a América Latina en su radar.

Dreibi matiza que los gobiernos y entidades civiles y empresariales de la región han comprendido la importancia del reforzamiento a la inversión en seguridad informática, cuando hasta hace dos o tres años sólo los bancos se disponían a invertir más en el rubro debido básicamente a regulaciones nacionales o la presión de órganos internacionales.

Este cambio de visión se vio reforzado con las acciones de la NSA. El problema, sostiene Ghassan Dreibi, es el hecho de que el director de tecnología de la empresa, comprende bien la necesidad de invertir en seguridad, pero al final del día es el directorio el que decide qué se hace con los recursos de la compañía.

En el 2014 no habrá otra cosa más importante que la seguridad. Está claro, en 2014 se debe hacer la inversión que no se hizo (en seguridad) en el pasado. Ya no hay salida; la seguridad es algo fundamental para negocios como la movilidad y la nube (cloud computing). Con estos dos negocios, la superficie de la amenaza se amplía demasiado, porque ya todos utilizamos un iCloud, un Dropbox o Evernote y para un ejecutivo significa mucha pérdida de valor si la seguridad de la empresa se rompe , dijo Dreibi en entrevista.

Todos son objeto de todo en Internet y muchos directores de empresa poco reconocen como peligrosas a las amenazas venidas de Internet. Ya quedó demostrado que un gobierno puede espiar a otro, que hackers pueden infiltrarse en las plataformas de gobiernos y revelar en Twitter datos sensibles del gobierno o en el mejor de los casos, sólo desactivar páginas gubernamentales.

Puede decirse que nos despertó (el espionaje de la NSA). En el 2014, (la seguridad informática) no debe ser sólo un producto que está lejos de los usuarios; debe estar cerca, como su aliado. Y para la empresa tan importante es la seguridad como tan importante es el valor de los datos que tiene o lo que hace. No nos gusta pagar por servicios más avanzados, pero hay que tener más conciencia. La apreciación es que hay que tener más seguridad a todos los niveles o alguien tomará provecho (de las vulnerabilidades). La seguridad debe evolucionar como ya evolucionan las amenazas , expuso el ejecutivo de origen brasileño luego de presentarse en el Cisco Security Forum 2014.

[email protected]

mac