La startup mexicana Jüsto anunció la adquisición de 100% de Freshmart, un supermercado en línea en Perú, en una transacción cuyo monto no fue revelado. Con esta compra, la compañía comienza su expansión hacia este país, en su primera adquisición en América Latina, en medio de la incertidumbre generada por presiones inflacionarias tanto en la región como en el mundo. 

En entrevista, Ricardo Weder, fundador y director ejecutivo de Jüsto, dijo que, a diferencia de su llegada a Brasil, donde la compañía arribó con su propia marca y una inversión de 40 millones de dólares, en el caso de Perú, su apuesta ha sido por adquirir a Freshmart, debido a que ha encontrado en esta startup a un aliado con un crecimiento exponencial en sus cinco años de operación en la capital peruana, Lima.   

Jüsto es un supermercado completamente digital. Sus usuarios pueden hacer la compra de productos pertenecientes a las principales categorías de un supermercado tradicional: frutas, verduras, abarrotes, limpieza del hogar, cuidado personal, entre otras. La entrega se realiza el mismo día de la compra o puede ser planeada con hasta 30 días de antelación.

“Lo que buscamos es aliarnos con los mejores emprendedores en todo Latinoamérica y en el equipo de Freshmart, que es el supermercado digital líder de Perú, confiamos en que los podemos ayudar a crecer. Creemos que pueden crecer más de 10 veces en los próximos dos a tres años y potencialmente expandir Freshmart a otros países de la región andina”, dijo.

Fundada en 2016, Freshmart es un supermercado digital que opera en la ciudad de Lima con un stock de 8,000 productos y que cuenta con un diferencial respecto a sus competidores en el sector de productos frescos. La compañía continuará operando bajo el mismo nombre 

Con esta adquisición, Jüsto amplía su operación a Lima, que se suma a la ciudad de Sao Paulo, en Brasil, y a Querétaro, Ciudad de México, Guadalajara y próximamente, Monterrey. Los próximos países a los que llegará esta plataforma son Colombia y Chile.

Este proceso de expansión de Jüsto sucede en medio del incremento de presiones inflacionarias tanto en la región como en el mundo. En México, la inflación a tasa anual alcanzó 6% en septiembre; mientras que en Brasil este indicador ha llegado a 10.25% y en Perú, a 5.12%, lo que también ha afectado el precio de los productos de la canasta básica, como los que vende Jüsto. No obstante, de acuerdo con Weder, aún no hay claridad sobre cómo impactará esta inflación al mercado de consumo, ya que el sector de supermercados tradicionalmente tiene un comportamiento anticíclico.   

“Creo que apenas estamos en el inicio de este proceso de inflación y sin duda tiene una afectación grande sobre todo en la industria de consumo. Siempre hay un delay en el tema de los precios cuando hay estos cambios económicos y habrá que esperar cómo le podemos hacer. Al final de cuentas, el supermercado tradicionalmente es anticíclico, pero habrá que adaptarse y mantener los precios más competitivos, considerando estas variables macroeconómicas que sin duda tendrán un impacto”, dijo.

Pese a este entorno económico, el directivo confía en que las inversiones en startups que se han dado en la región continúen durante este año y el próximo. La compañía ha levantado más de 100 millones de dólares en los dos años más recientes. En su última ronda, obtuvo un financiamiento de 65 millones de dólares y espera hacer otra ronda de inversión a lo largo del 2022.

“Buscamos ser algo mucho más grande que un unicornio, pero hay que ir paso a paso. Creo que durante el próximo año al menos habrá otros tres o cuatro unicornios en el país”, dijo.

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx