El fabricante de computadoras chino Lenovo Group dijo que la resolución de la huelga informal en una instalación ubicada en China dependía de IBM, ya que la compra para adquirir el negocio de servidores para empresas de la compañía estadounidense no se había finalizado todavía.

Más de 1,000 trabajadores iniciaron una huelga la semana pasada para protestar contra los términos de su potencial transferencia a Lenovo, que dijo en enero que compraría uno de los negocios de servidores de International Business Machine (IBM) por 2,300 millones de dólares.

En una declaración publicada en un sitio digital el lunes, Lenovo dijo que la huelga era un tema interno de IBM aunque también prometió que mantendría los salarios y los beneficios de todos los trabajadores que optaran por quedarse en la compañía una vez completada la venta.

"Lenovo e IBM son dos compañías independientes. Las integraciones entre Lenovo y el departamento de servidores x86 de IBM no se llevarán a cabo hasta que se concrete la venta", dijo la declaración.

"Para garantizar una transición fluida, Lenovo está comprometida a proporcionar oportunidades para todos los empleados del departamento de servidores x86 de IBM que se transfieran a Lenovo, sin reducciones en sus salarios y beneficios", agregó la compañía.

Más de 7,500 empleados de IBM en más de 60 países pasarían a trabajar en Lenovo al completarse la venta, dijo Lenovo.

erp