La Unión Europea y 22 de sus estado miembros, entre ellos España, firmaron en Japón el tratado ACTA (Acuerdo Comercial contra la Falsificación), el cual limitaría el acceso a Internet a los usuarios que descarguen material con derechos de propiedad, luego de dos advertencias.

Para ello, los proveedores de Internet tendrían que ofrecer información personal de sus clientes a las autoridades, según información publicada en medios europeos, como El País.

Tras conocerse la noticia, activistas cibernéticos lanzaron un ataque contra el sitio web del Parlamento Europeo. Según información de European News, el portal recibiría 300,000 llamadas por segundo, seis veces el nivel habitual, en su momento más alto.

El ataque fue acreditado a Anonymous, que se deslindó a través de un mensaje en la red social Facebook, según reportó la agencia AFP.

¿QUÉ ES AL ACTA?

El ACTA es un acuerdo comercial que pretende combatir el tráfico de falsificaciones y la violación de la propiedad intelectual.

Según sus detractores, el ACTA admitiría nuevas sanciones penales para obligar a los proveedores de Internet a vigilar los contenidos en Internet, lo que supondría una merma en la libertad de expresión y un incremento de la inseguridad jurídica ya que autorizaría a los titulares de derechos a obtener información sobre los infractores en la Red por parte de los operadores.

Sin embargo, John Clancy, portavoz de la Comisión de Comercio afirmó que el tratado no restringe la libertad de Internet ni propone la censura de webs, si no busca garantizar que las organizaciones criminales sean perseguidas cuando roban la propiedad intelectual, dañando la innovación y destruyendo empleo.

Los ciudadanos podrán seguir usando las redes sociales como Facebook o Twitter como en el pasado , aseguró el funcionario.

La firma del tratado por parte de la UE debe ser ratificada por el Parlamento Europeo en junio. Mientras tanto, ya fue firmado por otros países como Estados Unidos, Canadá y Japón.

Los países miembro de la UE que no han firmado el ACTA son Holanda, Chipre, Eslovaquia, Estonia y Alemania, aunque se espera que lo hagan en un futuro cercano.

Organizaciones opuestas al tratado preparan movilizaciones para intentar frenar la ratificación. Según la UE, se trata de un simple retraso por razones de procedimiento.

En Polonia ya hace días que se han organizado movilizaciones contra ACTA.

En España, la Asociación de Internautas ha mantenido una postura totalmente contraria a que prospere ACTA en el Parlamento Europeo.

apr / Con información de El País, Europa News, IT espresso de España.