En todos los escenarios posibles, la industria TIC sufre y sufrirá una contracción en 2020. Este es el consenso al que han llegado analistas de casas consultoras especializadas en Tecnologías de la Información y Comunicaciones, quienes también advierten que esta caída en los negocios de la industria variará según el tiempo que dure la interrupción de las actividades laborales no esenciales en el país y según las medidas públicas y privadas que se pongan en marcha para reactivar la economía.

Según la Encuesta de Expectativas de los Negocios del sector TIC, elaborada por Select, el índice de crecimiento de ventas de la industria de marzo respecto de febrero se ubicó en 46.3 puntos. El que este indicador se encuentre por debajo de los 50 puntos indica que el mercado entró en una zona de contracción. La consultoría asegura que esta tendencia refleja el hecho de que 65.65% de los fabricantes de tecnología, las empresas de telecomunicaciones, los mayoristas de tecnología y quienes proveen servicios de TI reportaron cero crecimiento o crecimiento negativo en marzo.

Para abril, Select ve un panorama aun más desolador, pues el índice de expectativa de crecimiento para las ventas de la industria en abril, el mes en que se concentraron las medidas de aislamiento social y la interrupción de las actividades laborales por la epidemia de Covid-19, cayó a 38.5 puntos, esto es que las ventas esperadas para abril son menores a las que se tuvieron en marzo, algo que nunca había ocurrido, según Ricardo Zermeño, director de Select.

La consultoría explica que el índice trimestral de optimismo de la industria, que mide desde la crisis de 1995, disminuyó a 24.36 puntos, el nivel más bajo nunca visto. Estos resultados son el reflejo de que 80% de las empresas encuestadas dijeron estar siendo afectadas por la pandemia, ya sea porque se cancelaron o postergaron sus proyectos (34%); por el desabasto ocasionado por la poca disponibilidad y las entregas más lentas, sobre todo desde China (29%) y por la depreciación que ha sufrido el peso mexicano en las últimas semanas frente al incremento de precios (14 por ciento).

Para conocer la profundidad de la contracción que proyectan estas afectaciones para el 2020, Select propone dos escenarios según el tiempo que dure la interrupción de las actividades no esenciales en el país. En un primer escenario, con un paro de actividades de sólo seis semanas, el mercado TIC podría caer 5% en 2020 frente a un derrumbe de 14% que podría sufrir la industria si la interrupción de las actividades se alarga por 12 semanas.

La consultoría cree que el escenario más posible es el segundo, que supone una contracción de doble dígito para la industria en este año.

“No me es fácil dar a conocer tan grave panorama. Más allá de los números y las anécdotas, estoy consciente de que en todas las organizaciones hay seres humanos enfrentándose a una crisis de magnitud todavía poco entendida”, escribió Ricardo Zermeño, director de Select.

Para la casa de análisis de mercado IDC, si bien el panorama para la el sector TIC no es alentador, la contracción no será tan extrema como lo vaticina IDC. Aunque no considera a los servicios de telecomunicaciones ni de consultoría tecnológica, a tasa anual, el escenario más probable para la industria en 2020 será el de una contracción de 4.1% como efecto por la emergencia sanitaria, cuando las expectativas de crecimiento de la industria eran de 3.6% a principios de año . El peor de los escenarios, según la consultoría, es que el sector caiga casi 8% durante el año.

A estas afectaciones también se añaden las que viven los profesionales de la tecnología, un sector en el que el mercado laboral había ido en constante crecimiento desde hace al menos dos años. Según el portal EmpleosTI, especializado en búsquedas laborales en el sector de la tecnología, tan solo en marzo las vacantes de tecnología en México se redujeron 36% respecto al mismo mes del 2019; mientras que en enero y febrero habían mostrado crecimientos de más de 30 por ciento.

La contracción de la Industria TIC sucede pese a que los más recientes lineamientos del acuerdo por el que se establecieron acciones extraordinarias para atender la emergencia sanitaria generada por el virus SARS-CoV-2 incluye entre las actividades cuya “interrupción pueda tener efectos irreversibles para su continuación” a los servicios de tecnología de la información que garanticen la continuidad de los sistemas informáticos de los sectores público, privado y social.

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx 

kg