Un hacker canadiense fue sentenciado el martes a cinco años en prisión en relación con un ciberataque contra Yahoo que los agentes federales dijeron había sido orquestado por espías del gobierno ruso.

El juez federal Vince Chhabria también impuso una multa de 250.000 dólares a Karim Baratov.

Baratov, de 23 años, se declaró culpable en noviembre a nueve cargos por piratería delictiva. Reconoció haber hackeado miles de direcciones de correo electrónico durante siete años, labor que terminó cuando lo arrestaron el año pasado.

El canadiense cobraba a sus clientes por obtener las contraseñas de correo de otra persona al engañarlos para que ingresaran sus datos a una página falsa de restablecimiento de contraseña.

Los fiscales alegan que el servicio de seguridad ruso contrató al nacido en Kazajistán para atacar cuentas de correo electrónico utilizando información obtenida del hackeo a Yahoo. Sus abogados indicaron que Baratov no sabía que trabajaba para una agencia de espionaje rusa.