Las industrias culturales tienen un nuevo enemigo: la descarga ilegal de contenido que va en aumento.

Según el Tercer Estudio de Descargas Digitales, realizado por la Coalición por el Acceso Legal a la Cultura (CALC), en el 2011 se perdieron 16,022 millones de pesos por las descargas ilegales de películas, música y libros, mientras que el gobierno federal dejó de percibir más de 2,300 millones de pesos en impuestos.

Lo que pierde la industria es impactante. Según el estudio realizado por IPSOS, en México se descargaron:

  • 6,068 millones de canciones
  • 96 millones de películas
  • 710 millones de videos musicales
  • 28 millones en series de televisión
  • 86 millones de libros electrónicos

El 62% de las personas que tienen acceso a Internet bajan contenidos de manera ilegal, en su mayoría, los cibernautas piratas son gente con alto nivel adquisitivo. Además, no sólo las descargas ilegales son un problema, ahora la gente prefiere el streaming, ya no descargar, lo que también se considera piratería.

La Coalición por el Acceso Legal a la Cultura (CALC) que representa a más de 37 empresas que tienen que ver con la industria del cine, el libro, música y derechos autorales, reconocieron que la piratería digital es un problema grave que hasta ahora, no tiene solución. Para marzo, la coalición espera tener una propuesta que puedan presentar a las autoridades para que se pueda legislar la descarga de contenidos digitales.

"No queremos controlar el acceso a Internet, sólo queremos que se protejan los derechos de autor de todos los creadores", señaló Gilda González Carmona, presidenta de la CALC. [email protected]

apr