Amazon Web Services (AWS) dijo que intentaba que el presidente, Donald Trump, y el secretario de Defensa, Mark Esper, declaren en el marco de su demanda sobre si el gobierno trataba de "joder a Amazon" cuando adjudicó un contrato del Pentágono para computación en la nube a su rival Microsoft.

La unidad de Amazon.com argumentó que Trump, quien se burló públicamente del presidente de Amazon, Jeff Bezos y criticó repetidamente a la compañía, ejerció una influencia indebida en la decisión de negarle el contrato de 10.000 millones de dólares.

Conocido como Nube de Infraestructura de la Iniciativa de Defensa Empresarial (JEDI, por sus siglas en inglés), el contrato busca brindar a los militares un mejor acceso a datos y tecnología desde lugares remotos.

En la demanda, Amazon dijo que busca "demostrar exactamente cómo se llevó a cabo la orden del presidente Trump de 'joder a Amazon' durante el proceso de toma de decisiones".

Sin esto, "el Tribunal no puede evaluar de forma objetiva y por completo las acusaciones creíbles y fundamentadas de AWS sobre sesgo y mala fe", dijo la demanda.

Un portavoz de Amazon dijo que "el presidente Trump ha demostrado en repetidas ocasiones su voluntad de usar su posición como presidente y comandante en jefe para interferir con las funciones del gobierno, incluidas las adquisiciones federales, para impulsar su agenda personal".

El Pentágono no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios. La Casa Blanca declinó referirse al tema.

El proceso de adquisición se ha retrasado debido a quejas legales y acusaciones de conflictos de interés. El secretario de Defensa, Mark Esper, ha negado que haya sesgos y dijo que el Pentágono hizo su elección de manera justa y libre sin influencia externa. 

erp