Un niño japonés de ocho años de edad, conocido como Zombie Zoo Keeper, ha acumulado en las últimas semanas una pequeña fortuna en Ethereum producto de la venta de sus dibujos en formato digital, o mejor dicho, en formato de tokens no fungibles o NFTs.

El pequeño, cuyo nombre no fue revelado y solo se lo conoce por su alias, ya es dueño de un imperio de arte digital de rápidísimo crecimiento llamado Zombie Zoo, donde las ventas secundarias de artículos individuales de la colección se publican en la plataforma OpenSea por precios tan altos como Ethereum 18 (61,190 dólares).

Desde la cuenta oficial de Zoo Keeper se informó que su colección crece a un ritmo de 3 nuevos diseños por día, todos de temática animal, con dibujos de libélulas o cocodrilos, por ejemplo y también accesorios decorados con los garabatos del niño.

Claramente el niño no "trabaja" solo ni por su cuenta, sino que como es de costumbre en estos casos, los padres están por detrás. En el caso de Zoo Keeper, su madre, la artista Emi Kusano, es quien dirige sus plataformas de medios sociales y se encarga de la parte tecnológica y financiera del incipiente negocio. Ella, es la creadora de los dibujos digitales del menor, es decir, se encarga de digitalizar los bosquejos del pequeño de 8 años, muchas de las cuales ha vendido como NFT.

Tras publicar las primeras obras por tan sólo Ethereum 0.006 a fines de agosto, soportó una primera semana de baja respuesta antes de que comenzara una oleada de actividad con el inicio de septiembre. Desde entonces, todo el mundo, desde notables ilustradores japoneses hasta el influencer virtual Lil Miquela, creador y fundador de Brud, Trevor McFedries, han puesto sus manos digitales en la obra de Zoo Keeper.

Sin embargo, el niño, declaró que le preocupa que su nueva fama y riqueza puedan traerle consecuencias negativas: "Me alegré cuando hice mi primera venta, pero me preguntaba si estaría bien seguir ganando tanto dinero. Si tengo demasiado, mi vida cambiaría".

Con más de Ethereum 3 en la wallet de Zoo Keeper (unos 10,000 dólares al momento de escribir esta nota), su madre ha tomado la decisión de aumentar los "royalties" de las creaciones de su hijo, del estándar 2.5% a un enorme 10% de las ventas secundarias de sus dibujos. Mientras, Zoo Keeper sigue con su vida cotidiana, asistiendo al colegio por las mañanas. Eso sí, al regresar a su casa, trabaja en sus creaciones y dibuja en su iPad.