Juriquilla, Qro. Existe la gran necesidad de crecer en materia de inclusión financiera en el país y en América Latina y se han detectado que se puede acelerar a través del uso de big data, considera Pablo Antón Díaz, gerente de Investigación del Center for Financial Inclusion at Accion.

Durante la cuarta convención de la Asociación Mexicana de Sofipos (Amsofipo), Antón comentó que la llamada revolución digital se ha intensificado con la proliferación de los equipos con acceso a Internet y el crecimiento exponencial en la cantidad de data que se genera en todo el mundo. “El universo digital se duplica en tamaño aproximadamente cada dos años y cada vez aumenta más la capacidad y posibilidad de recolectar, estructurar y analizar información de manera continua y en tiempo real”.

Dijo que las instituciones financieras que no logren capitalizar la explosión actual de data para expandir y mejorar su oferta de producto para los sectores más populares, y continúen utilizando sus procesos de siempre, empezarán cada vez más a disminuir su participación en mercados existentes y perderán la oportunidad de competir en los mercados nuevos.

“La transformación digital de las instituciones financieras se acelera cada vez más, y varias entidades ya llevan la delantera en este punto. Por lo tanto, cada vez se torna más importante que todas se sumen a este proceso y empiecen a adoptar las nuevas tecnologías para mejorar su eficiencia operativa, expandir su mercado potencial y entender mejor las necesidades reales de sus clientes”.

Consideró que el concepto de “inclusión” no sólo se refiere a nuevos productos y canales de distribución. Se trata también de reimaginar, con la ayuda de herramientas (digitales), nuevas maneras para brindar micromomentos de valor para los más de 2,500 millones de personas sin acceso financiero que existen todavía en el mundo.

Prototipos

Las instituciones financieras realizan esfuerzos para alinear la oferta de productos a las necesidades del cliente, incrementar su eficiencia, y reducir costos. Por ello, buscan scorings de crédito alternativos, alianzas con el sector fintech, el desarrollo de capacidades financieras y dinero electrónico.

El gerente de Investigación del Centro para la Inclusión Financiera de Accion explicó que los scorings o mediciones de créditos alternativos deben enfocarse al financiamiento de las pequeñas y medianas empresas, ya que éstas contribuyen con la inmensa mayoría de los empleos en las economías emergentes como México.

Dijo que a través de alianzas fintech también se puede fortalecer la inclusión financiera, “las empresas fintech logran escalar el alcance de sus soluciones tecnológicas y obtener acceso a capital de crecimiento, mientras que las instituciones financieras obtienen ayuda y asistencia en sus esfuerzos por mejorar su oferta de valor, aumentar su eficiencia operativa y minimizar sus costos. Esto, a su vez, también beneficia a los clientes de sectores populares, que requieren de productos que sean más convenientes, más fáciles de acceder, más factibles y de mayor calidad”.

Antón explicó que las instituciones financieras requieren que las intervenciones que apoyan al fortalecimiento de las capacidades financieras de los clientes son aquellas cuyo diseño muestra atención explícita al cambio de comportamientos en los clientes para hacer un mejor uso del producto o servicio financiero del que se acompañan.

“Un elemento que ha funcionado en diversos países es el dinero electrónico, ya que permite obtener información mucho más puntual sobre las vidas financieras de sus usuarios: cuánto gastan, cada cuánto, y en dónde. “Sin embargo, para que una billetera electrónica sea exitosa, debe brindarle al cliente la misma facilidad de uso que el dinero en efectivo. Para asegurar que el dinero electrónico sea aceptado como medio de pago en todas partes, es necesario garantizar la interoperabilidad del sistema entre distintos actores financieros. De lo contrario, los usuarios de la plataforma tarde o temprano terminarán revirtiendo al uso del efectivo”, concluyó Pablo Antón Díaz.

Principales retos

Para lograr una mayor inclusión financiera utilizando big data se requiere:

Preparación Interna

• Cambiar la cultura de la institución a todos los niveles

• Atraer talento técnico

• Modernizar los sistemas legado de IT

Gestión de datos

• Identificar la data más relevante

• Extracción de valor (proceso lento y arduo)

• Privacidad de datos y consentimiento del cliente

• Fragmentación de la data y poca apertura de entes externos para compartirla

• Proliferación digital incompleta

Entorno regulatorio

• Requerimientos regulatorios incompletos o poco claros

• Incertidumbre regulatoria

• Reglas estrictas sobre el uso de data “alternativa”