Entrevista: Carlos Hank González, presidente del consejo de administración de GFBanorte

La fusión con Interacciones, concretada el viernes pasado, es una gran oportunidad para que Banorte trabaje de la mano con la próxima administración en el desarrollo de infraestructura en las diferentes regiones del país.

Carlos Hank González, presidente del consejo de administración del ahora segundo grupo financiero más importante del país, explica que para ello se aprovechará el expertise de Interacciones (financiamiento de infraestructura) con el tamaño de Banorte.

El banquero indica que una de las grandes tareas del gobierno entrante será revisar cuáles son las mejores opciones para el financiamiento de la infraestructura que requiere al país.

En entrevista en el edificio de Reforma 383, en el piso 13 que pasó del naranja de Interacciones al rojo de Banorte, el nieto de don Roberto González Barrera reconoce que ser ahora el segundo grupo financiero del país es un gran orgullo, pero también una gran responsabilidad. Comenta que, de momento, sólo tienen pensado seguir creciendo en México, donde ven un gran potencial de desarrollo, y de presentarse la oportunidad, comprarían algo, siempre y cuando, esté en la línea de negocio de Banorte.

Respecto al hackeo que les hicieron a sus sistemas de conexión con el SPEI, en abril y mayo pasados, Hank asegura que ya está resuelto, pero reconoce que es un tema que será permanente. Para este año, la inversión de Banorte en tecnología, incluida seguridad, será por 4,500 millones de pesos.

—Se ha destacado la necesidad de infraestructura que hay en el país. El gobierno entrante habla de la necesidad de apoyar el desarrollo económico de las regiones, ¿cómo va a colaborar Banorte?

De ahí la gran oportunidad de que se concretara esta fusión, porque Grupo Financiero Interacciones se llegó a consolidar como el experto en el financiamiento de los proyectos de infraestructura, especialmente a nivel estatal, municipal, pero también en el ámbito federal y hoy con la fortaleza, con el músculo que tenemos en Banorte, nos permite y nos posiciona como un jugador muy importante precisamente de manera aliada con el gobierno federal, estatal y municipal, en el desarrollo de infraestructura. México es la economía número 13 a nivel internacional. En las métricas de infraestructura, estamos por arriba del lugar número 60. Todos tenemos clara la necesidad de infraestructura que tienen las distintas regiones del país.

—En esta colaboración, ¿es suficiente la ley de asociaciones público-privadas (APP) o ven algún cambio que se requiera?

Creo que es de las grandes tareas que le tocarán al gobierno entrante, revisar cuáles son las mejores opciones para el financiamiento de la infraestructura o para la inversión de la infraestructura que se requiere en México. Sin duda alguna, creo que las APP han contribuido en ese desarrollo, pero no son las únicas. además, hay distintas necesidades de infraestructura. Creo que el rol que debemos tomar nosotros en Banorte es entender cuáles son esas necesidades, las posibilidades y contribuir en llegar con las mejores propuestas de soluciones financieras.

Dentro del pastel de créditos que otorga Banorte, ¿qué porcentaje representará ahora el financiamiento a infraestructura?

El financiamiento a la infraestructura deberá estabilizarse entre 15 y 18% del financiamiento total que tenemos en el banco.

—De lo que ha presentado hasta ahora el presidente electo y lo que sería su gabinete, ¿qué es lo que más les llama la atención y en lo que estaría participando Banorte?

En la parte de infraestructura, debemos estar presentes y lo entendemos muy bien. Por ejemplo, los trenes, el desarrollo a la infraestructura del sureste que tanto se puede potencializar. además, el desarrollo es un área que conocemos bien, que entendemos muy bien, no sólo el área física sino el área de financiamiento de este tipo de proyectos. Estaremos trabajando junto con el gabinete entrante. Yo creo que tenemos no sólo una gran oportunidad, sino una responsabilidad de apoyar.

—¿Hacia dónde va Banorte? ¿Tienen una meta todavía más alta?

Sin duda alguna, yo creo que en Banorte tenemos un plan muy claro que establecimos hace tres años que es el plan 2020, donde el objetivo principal es convertirnos en el mejor grupo financiero de México. No estamos obsesionados con ser el más grande; sí estamos obsesionados y comprometidos con clientes, inversionistas y colaboradores en ser el mejor grupo financiero de México.

—¿Están viendo hacia afuera? Se están consolidando en México, pero ¿están viendo oportunidad de expandirse?

Por ahora no estamos viendo oportunidades fuera de México, creemos que México todavía tiene un enorme potencial de desarrollo; todavía el nivel de bancarización en México sigue siendo bajo. Sí estamos siempre abiertos a analizar para seguir consolidándonos dentro de nuestro país.

—¿Comprar incluso otra cosa?

Siempre y cuando sea una oportunidad que nos permita avanzar en el sentido correcto de crecimiento y dentro de los objetivos de Grupo Financiero Banorte.

Del otro lado tenemos lo que les pasó con el SPEI, ¿cómo va este tema?

Es una nueva manera de sufrir ataques virtuales que está viviendo toda la banca; no somos los únicos ni el único país y además creo que debemos tener muy claro que algo que está para quedarse se está sofisticando. Lo que sí te puedo decir es que en Banorte estamos totalmente comprometidos y enfocados en desarrollarnos y mantenernos a la vanguardia, en el sentido de proveerle siempre la mayor seguridad a cada uno de nuestros clientes. Desgraciadamente no estamos exentos de que estas situaciones pasen. Ha habido una estrecha coordinación con las autoridades para trabajar en darles seguridad, sobre todo, a los usuarios.

—¿Cuánto invierten en esto?

Una cantidad altísima (este año 4,500 millones de pesos). es un nivel de inversión importante, pero además lo vemos no como un gasto, sino como una inversión necesaria y muy importante, porque ese tipo de ataques es una realidad en la que vivimos.