Scotiabank México ha reforzado su apuesta en la inclusión y la diversidad para ganar mercado, al lanzar la comunidad Soy Yo que, entre otras cosas, incluye una tarjeta de débito distintiva.

De acuerdo con cifras del banco de origen canadiense, hoy existen en México alrededor de 25 millones de personas que se reconocen indígenas; mientras que cerca de 20 millones tienen alguna discapacidad y 7.5 millones forman parte de la comunidad LGBT. Es en específico a estos segmentos, pero en general a todos sus clientes, a los que busca ofrecer una propuesta de valor.

“Estamos trabajando desde hace años y de manera muy activa, en todos los frentes de inclusión y diversidad. Para nosotros el facilitar que todas las personas puedan expresarse, identificarse y ser parte, sin importar su raza, sus preferencias, sus definiciones, es el elemento más importante para poder generar una transformación, desarrollo y resultados extraordinarios para nuestros clientes”, dice Giovanni Naar, director de depósitos de Scotiabank México.

En entrevista, agrega que lo que se busca es generar una propuesta de valor en el concepto de comunidad, donde se trabaja en la diversidad y la inclusión en todos sus ejes, abierta a todos los clientes que quieran sumarse.

Tarjeta distintiva

El directivo de Scotiabank explica que, además de un sitio web donde se abordan temas de inclusión y diversidad y se organizan foros en la materia, la comunidad Soy Yo incluye una tarjeta de débito distintiva, con un diseño en el que se identifican segmentos como las personas con discapacidad; de diferentes razas y/o etnias; igualdad de género y quienes integran la comunidad LGBT.

“(La tarjeta) la puede obtener cualquier persona al realizar la apertura de una cuenta, o cualquiera de nuestros clientes que ya tengan una con nosotros”, precisa.

Otros beneficios de esta tarjeta son: un programa de descuentos cada vez que sea utilizada; un plan de asistencias tanto en materia nutricional como del hogar y otras; además de orientación veterinaria. “Consideramos que las mascotas juegan un rol muy importante en nuestras vidas”, dice.

eduardo.juarez@eleconomista.mx