Santander ha acordado la venta de su filial de banca minorista en Puerto Rico a FirstBank por 1,100 millones de dólares (987 millones de euros). La operación incluye las 27 sucursales de Santander en dicho país y unos activos totales por valor de 5,600 millones de euros.

Santander Puerto Rico es el cuarto banco más grande de la isla, con una cuota de mercado en depósitos de en torno al 8 por ciento.

Por su parte, FirstBank Puerto Rico —con sede en San Juan— es un banco sólido y uno de los mayores grupos financieros de la isla. La combinación de ambas entidades ofrecerá a los clientes la segunda red de sucursales más grande en Puerto Rico.

El importe de compra representa 1.1 veces el valor contable de la entidad. Está previsto que la operación se cierre a mediados de 2020, sujeto a las aprobaciones regulatorias correspondientes. Mientras tanto, Santander continuará dando servicio a sus clientes como hasta ahora.

Por otro lado, Santander seguirá presente en Puerto Rico a través de Santander Consumer USA y de una cartera crediticia con una valoración neta de 220 millones de dólares.

Scott Powell, consejero delegado de Santander Holdings USA, ha asegurado que la empresa está encantada "con el acuerdo alcanzado con FirstBank Puerto Rico, que comparte" sus "valores y compromiso con los clientes y con las comunidades locales".

Una vez completada la operación, la entidad resultante de la integración de FirstBank Puerto Rico y Santander Bancorp Puerto Rico ofrecerá una amplia oferta de productos y servicios para particulares y empresas, con tamaño para competir con una mejor red comercial que beneficiará a los clientes actuales de ambas entidades, así como a futuros clientes".

Una vez culminada, esta operación aportará a Grupo Santander entre 5 y 6 puntos básicos a la ratio de capital CET1 y no tendrá impacto material en su beneficio atribuido.