Aunque Santander México espera que el resultado del primer trimestre del 2020 (que se dará a conocer a finales de abril) sea positivo y acorde a lo planeado, para el resto del año estima que se vea afectado de forma significativa por los efectos de la pandemia del Covid-19.

De hecho, dado que espera que la pandemia tenga un continuo impacto negativo durante el 2020, estima que no se alcanzarían los resultados financieros esperados para este año previstos en la guía dada a conocer en enero, por lo que ha optado por retirarla.

En un documento enviado este lunes a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), el banco destaca que cuando el grado de incertidumbre en torno a la pandemia de Covid-19 disminuya, y considere que está en posición de ofrecer una guía confiable, publicará una actualizada.

“Los fundamentales del banco continúan siendo fuertes. Sin embargo, dada la naturaleza sin precedentes de esta crisis sanitaria y la incertidumbre acerca de su duración e impacto en el entorno operativo y económico en el futuro, así como sus efectos relacionados sobre el crecimiento en los volúmenes, tasas de interés, calidad de los activos y los ingresos por intermediación, el banco está retirando su guía para el 2020”, explica.

Santander precisa que presentará sus resultados del primer trimestre del 2020 a finales de abril, y estima un modesto incremento en la utilidad neta en su comparación con el mismo periodo del 2019, ello, en línea con lo esperado.

“Mientras que el impacto de la pandemia Covid-19 en este periodo ha sido significativa en general, creemos que los resultados del primer trimestre del 2020 no reflejarán aún de manera significativa el impacto de la pandemia de Covid-19, dado que la cuarentena en México comenzó después de la segunda semana de marzo del 2020”, puntualiza.

En el documento, el banco de origen español destaca que la cuarentena voluntaria domiciliaria y demás medidas anunciadas por el gobierno, junto con una economía más débil, tasas de interés más bajas y un tipo de cambio más depreciado, podrían afectarle negativamente en el futuro, entre otras cosas, al disminuir los volúmenes de crédito y las transacciones generadoras de comisiones, al reducir los márgenes de los préstamos, presionar su índice de capitalización y requerir provisiones adicionales para las pérdidas por deterioro.

[email protected]