Con el fin de atender a desarrolladores medianos y pequeños de vivienda, la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) aprobó una línea de crédito por 100 millones de pesos, los cuales serán invertidos en la plataforma de fondeo colectivo (crowdfunding) Briq, quien administrará los recursos para proyectos inmobiliarios.

De acuerdo con Alberto Padilla Luengas, director general de Briq, esta alianza con la SHF es una de las primeras que se da en México y América Latina, y además de confirmar el acercamiento entre empresas de tecnología financiera (fintech) y la banca de desarrollo, dará certeza a inversionistas, los cuales se darán cuenta de la seriedad de este tipo de plataformas.

“La SHF otorga crédito a desarrolladores vía terceros, entonces nos vio a nosotros como una especie de originador para un segmento que no estaba atendiendo el banco de desarrollo, que es justamente el de los desarrolladores pequeños y medianos”, detalló en entrevista Padilla.

“Después de hacer su análisis SHF decidió sumarse como un inversionista más, pero con mucho más dinero. SHF destinó hasta 100 millones de pesos para esta prueba piloto; después vemos la posibilidad de extender el monto”, añadió.

Briq es una plataforma de fondeo colectivo inmobiliario que comenzó operaciones desde el 2015 y hasta la fecha lleva 30 proyectos fondeados con recursos de 17,000 inversionistas registrados en la empresa, con retornos que van de 14 a 20% anual, han destinado 200 millones de pesos para dichos proyectos. Para participar en un proyecto se puede iniciar con inversiones a partir de 5,000 pesos.

“Damos crédito a los desarrolladores inmobiliarios para construir vivienda, muy parecido al crédito puente, pero quien da el crédito es cualquier persona que quiera invertir, de eso se encarga la plataforma Briq. La forma en la que estructuramos los proyectos es un crédito al desarrollador, en donde pone como garantía de todos los inversionistas el inmueble, entonces es muy atractivo para la gente”, acotó Padilla.

Resaltó que este tipo de alianza es uno de los primeros en México, lo que dará certeza de que el ecosistema de fondeo colectivo en el país avanza sólidamente. “Para nosotros (esta alianza) es un hito importante, no sólo para Briq sino para todo el ecosistema de crowdfunding. Según nuestra investigación, es la primera alianza de esta magnitud en América Latina; se dará certidumbre a los inversionistas de a pie, al usuario de una fintech, quien  dirá que no es sólo un proyecto de Internet, sino cosas más serias”.

Preocupa límite

De acuerdo con la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, las empresas de fondeo colectivo inmobiliario no podrán publicar en sus plataformas proyectos que excedan 41 millones de pesos.

Para Briq ésta podría ser una limitante en su operación, pues aunque todavía no ha financiado proyectos que superen esa frontera, poco a poco su ticket ha crecido y posiblemente en un corto plazo lleguen proyectos que requieran una cantidad superior al tope establecido por la ley.

“Nos preocupa el tema de límites a solicitantes, que en este caso son los desarrolladores, hoy no estamos muy lejos (del límite) pues nuestro ticket más alto es superior a 20 millones de pesos, el día que vengan proyectos más grandes no queremos estar limitados”, comentó Padilla, y añadió que afortunadamente estos límites están en las disposiciones secundarias, por lo que será más fácil ampliarlos.

Para este 2019, Briq buscará duplicar el fondeo obtenido desde sus inicios, es decir, recabar 200 millones de pesos de inversionistas para proyectos inmobiliarios además de encaminar su autorización como institución de tecnología financiera bajo la Ley Fintech.