En una de las tres subastas más grandes llevadas a cabo por el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE), el gobierno obtuvo ingresos por un total de 90 millones 534,237 pesos.

Se vendieron en subasta pública realizada en Guadalajara, Jalisco, desde 733 lotes de obra gráfica, vehículos, tractocamiones, aeronaves, embarcaciones y hasta joyería.

Sin embargo, los distintos postores pujaron intensamente cuando se pusieron a la venta diversos vehículos de lujo, informó el SAE en un comunicado. Se subastaron vehículos de las marcas BMW, Porsche, Hummer, Mercedes-Benz y Audi.

También se dio una disputa durante este proceso por un lote de mercancía diversa, integrado por 397,256 rastrillos desechables, 101,346 bocinas, 10,407 artículos electrónicos, 5,136 artículos de equipo médico, 5,176 herramientas, 86,686 artículos para el hogar y 1,013 juguetes, entre otros.

También se vendieron avionetas tipo Cessena, embarcaciones o tractocamiones. El SAE contó con el apoyo de la empresa especializada Todo en Subastas.

La mercancía que se vendió provenía de las transferencias que han hecho las aduanas, la Tesorería de la Federación, Financiera Rural, Secretaría de Gobernación, Banobras, Instituto de Protección al Ahorro Bancario (IPAB), Comisión Nacional de Vivienda (Conavi), Banrural en Liquidación y Procuraduría General de la República (PGR).

Los participantes en la puja a viva voz, previamente adquirieron las bases de participación por un costo de 500 pesos y posteriormente tuvieron que validar su registro con la entrega de Garantía de Seriedad, mediante un cheque certificado o de caja a nombre del SAE.

Dicha garantía osciló entre los 50,000 pesos hasta 1 millón, según el tipo de lotes de interés del público. A los que no ganaron se les devolvieron los cheques, mientras que para los triunfadores, el monto fue incorporado al pago comprometido. El SAE recordó que en conformidad con la Ley Federal para la Administración y Enajenación de Bienes del Sector Público, los bienes se subastaron en las condiciones físicas, jurídicas, documentales y en el lugar donde se encuentran.

Advirtió que no aceptará, como ocurre en todas las subastas, reclamaciones posteriores a su enajenación.

lfloresl@eleconomista.com.mx