La revocación de licencia para seguir con sus operaciones a Banco Ahorro Famsa, es un hecho aislado que no afecta a otros bancos ni al sistema de pagos, y por lo tanto el sistema financiero mexicano se encuentra sólido y solvente, expresó la Asociación de Bancos de México (ABM).

El organismo que aglutina a los bancos que operan en el país (incluido hasta hace unos días Banco Famsa), reconoció al mismo tiempo el trabajo oportuno de las autoridades del sistema financiero en este caso.

En un comunicado, detalló que tal y como lo informaron las autoridades, los ahorradores se encuentran protegidos a través del seguro de depósitos del Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB), que asegura un monto de hasta 400,000 UDIS, y en el caso de Banco Ahorro Famsa permitirá cubrir la totalidad del saldo del 99.58% de los clientes.

“La ABM reitera que el sistema bancario mexicano está fuerte y sólido; la banca sigue comprometida y seguirá apoyando a sus clientes y a México”, resaltó.

Fuerte ICAP, coberturas y liquidez

La ABM destacó que el Índice de Capitalización (ICAP) del sector para marzo de 2020, fue de 15.7%, que lo coloca por encima del mínimo regulatorio internacional establecido en Basilea III, que es del 10.5 por ciento. 

Adicionalmente, cuenta con cobertura de reservas a cartera vencida de 1.5 veces y un índice de liquidez del 208%; es decir, dos veces el mínimo regulatorio establecido por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Seguirán apoyos

El organismo cúpula de los banqueros mencionó, por otra parte, que desde principios de 2020, la captación ha tenido un incremento de 835 mil millones de pesos, ubicándola en un máximo histórico. Del mismo modo, se cuenta con cobertura de reservas a cartera vencida de 1.5 veces.

Asimismo, mencionó que se seguirá apoyando a los más de 8.3 millones de créditos que se adhirieron a los programas de diferimiento de pagos por 4 y hasta 6 meses, con una cartera superior a los 708,000 millones de pesos, y que representan 50,000 millones de pesos de ingresos por concepto de intereses que se dejarán de ingresar y que representan el 0.2% del PIB.

Este programa de diferimiento de pagos, abundó, continuará hasta el 31 de julio para registrar los créditos que solicitaron el apoyo.

kg