Acapulco, Gro. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), en voz de su subsecretario, Miguel Messmacher, delineó los dos puntos principales de la agenda que el gobierno trabajará este año con la banca: seguir con el proceso de inclusión financiera y el fortalecimiento de la salud del sistema.

En materia de inclusión, explicó el funcionario en el cierre de la 81 Convención Bancaria, las fintech tienen un potencial para apoyar una mayor penetración, incluso desde los propios bancos grandes, por lo que consideró importante avanzar en la regulación que se derive de la ley en la materia, misma que en este evento promulgó el presidente de la República, Enrique Peña.

“En este sentido, tienen nuestro más firme compromiso, tenemos tiempos además marcados por la ley, de que dentro de un periodo de seis meses tendremos que estar emitiendo una regulación secundaria que se derive de este ordenamiento jurídico, y así lo estaremos haciendo. Eso es algo que definitivamente vamos a estar cumpliendo antes de finales de la administración”, dijo.

Añadió: “El cambio tecnológico está generando retos para todos, pero también está generando un potencial enorme para facilitar el acceso de la población en general a los servicios financieros”.

En este mismo evento, Bernardo González, presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), detalló que durante el 2018 la comisión a su cargo tiene tres principales tareas para impulsar la innovación, que son: emitir en seis meses la primera parte de la regulación secundaria derivada de la Ley Fintech; implementar los procesos de autorización para las nuevas instituciones de tecnología financiera, y supervisarlas.

“Estas tareas se llevarán a cabo de la mano de los sectores, incorporando a todos, considerando las mejores prácticas internacionales, garantizando que no haya arbitrajes y cuidando la proporcionalidad de las cargas regulatorias”, enfatizó.

La Asociación de Bancos de México (ABM), dio la bienvenida a esta ley y señaló que el sector trabajará muy de cerca con las autoridades para construir un entorno competitivo de vanguardia que se traduzca en más y mejores productos y servicios para la población en general.

En entrevista, Marcos Martínez Gavica, presidente de la ABM, insistió en que en la regulación secundaria se debe establecer una cancha pareja, “que la regulación sea la misma para la misma actividad, especialmente captación”.

Indicó que la banca trabajará de la mano con las fintech, ya sea en colaboración, diseñando las propias o incluso compitiendo con otras más.

Otros puntos en los que la SHCP trabajará con la banca para impulsar una mayor inclusión en lo que resta de la administración, de acuerdo con Messmacher, son: sumar 2 millones de familias al sistema financiero a través del Bansefi y Prospera; impulsar los medios de pago, y mejorar la educación financiera de los usuarios, de la mano con los intermediarios.

REGULACIÓN Y SEGURIDAD

En cuanto a la agenda de regulación y seguridad, el subsecretario de Hacienda detalló que se trabajará en dos frentes: normas adecuadas que aseguren la operación de los bancos y una correcta gestión de riesgos, lo cual, afirmó, no quiere decir que las reglas deben ser onerosas en su aplicación.

“Creemos que es posible lograr una regulación adecuada sin imponer cargas excesivas a las instituciones, por lo cual estaremos trabajando a lo largo del año para ir avanzando una agenda de simplificación regulatoria”, expuso.

También destacó que se estará laborando con la ABM para fortalecer todas las herramientas y mecanismos con los que cuentan para autentificar a sus usuarios. “De esta manera podremos bajar cualquier tipo de fraude financiero, combatir de manera decidida el robo de identidad y eliminar cualquier camino existente para el lavado de dinero”.

BANCA BIEN LIBRADA EN PRUEBAS DE ESTRÉS

Finalmente, Messmacher afirmó que, en un entorno de incertidumbre y volatilidad, la banca mexicana salió bien librada de las pruebas de estrés que le realizan las autoridades.

“Dentro de estos escenarios de estrés, sumamente adversos, no se generaría un problema sistémico en el sistema bancario mexicano”, enfatizó.

no hay necesidad de colocar deuda

El 2018 cerrará con ingresos petroleros excedentes

 

Para el cierre de este año, el gobierno federal ya no tendrá que incurrir en financiamiento a través de la emisión de deuda, pues estima que se obtengan ingresos petroleros excedentes, dijo Miguel Messmacher, subsecretario de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

“Nosotros ya completamos todas las operaciones de financiamiento externo que tenía que hacer el gobierno federal. No tenemos la necesidad de salir al mercado a colocar deuda, ni conseguir financiamiento externo durante este año”, afirmó durante la clausura de la 81 Convención Bancaria.

Aclaró que sólo en caso de que se presenten condiciones de financiamiento convenientes para el gobierno, serán aprovechadas para incluso ir adelantando el financiamiento del 2019.

El funcionario, quien prefirió no hablar más sobre la incertidumbre que generan las elecciones y la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, destacó ante representantes de instituciones financieras que las finanzas públicas estarán blindadas.

“Pase lo que pase vamos a obtener ingresos petroleros  porque contamos con las coberturas petroleras, que nos cubren con un precio de 48 dólares el barril”, explicó.

Messmacher indicó que el precio del petróleo estará por arriba de lo que se estimó en la Ley de Ingresos de la Federación: “es muy posible que terminemos cerrando el año con excedentes de ingresos petroleros. Es una buena noticia para las finanzas públicas”.

CUENTAN CON MÁS DE 200,000 MDP EN FONDOS

Refirió que además de estos ingresos adicionales, el gobierno federal cuenta con los recursos que se tienen en el Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios, los cuales ascienden a más de 230,000 millones de pesos.

“Tenemos una buena capacidad para enfrentar una situación de posibles menores ingresos tributarios (...) es bueno saber que contamos con este colchón presupuestario frente a un escenario donde también podremos tener un crecimiento menor”, agregó.

Destacó que el déficit de la cuenta corriente del país se ubicó en 1.6% del Producto Interno Bruto (PIB) al cierre del 2017, mientras que para el 2018 se estima que esté en un nivel similar.

“Esto quiere decir que el déficit de la cuenta corriente está a menos de la mitad de lo que se considera en riesgo, que es de 4% del PIB de financiamiento a las cuentas externas”, expresó.

Este déficit suma 19,000 millones de pesos, pero tenemos un nivel de Inversión de Extranjera Directa (IED) que en el 2017 alcanzó 27,000 millones de pesos. entonces, vemos que la IED está 40% por arriba del nivel de déficit de cuenta corriente.

Con respecto a los recursos que se tienen en las reservas internacionales y en la línea de crédito flexible, expuso que suman 264,000 millones de dólares.

“Este monto es 14 veces nuestro déficit de la cuenta corriente, es 30% más grande que el acervo total de deuda pública externa y es casi tres veces el monto de la tenencia de extranjeros en bonos gubernamentales en pesos”, mencionó.

Entonces, opinó, el monto de liquidez internacional con la que contamos es de una enorme reserva que nos permitirá hacer frente a cualquier tipo de choque de liquidez que se pueda observar en el exterior.

En materia de finanzaspúblicas, el funcionario aclaró que si bien en un principio el gobierno federal presentó altos niveles de endeudamiento, para el 2017 lograron detenerlo y alcanzaron un superávit primario, con lo que continuarán buscando tener una consolidación fiscal. (Con información de Elizabeth Albarrán)

[email protected]