La Procuraduría de Defensa del Contribuyente (Prodecon) promoverá un amparo y reformas a la Ley del Impuestos Sobre la Renta (ISR) para impedir que a los trabajadores que están haciendo retiros anticipados de su fondo de pensión se les retengan un gravamen de hasta 20 por ciento.

En conferencia de prensa, la ombudsman fiscal, Diana Bernal, dijo que no es justo que mientras los retiros de recursos de la subcuenta de vivienda están exentos, a los relacionados con el retiro se les esté cobrando el ISR, afectando a los salarios mínimos que durante su vida laboral estuvieron exentos.

Consideró que las aportaciones obrero-patronales no deben estar gravadas sino los rendimientos reales, porque se debe reconocer la naturaleza de la seguridad social como una conquista laboral. Informó que la Prodecon ha recibido hasta el momento unos 10 casos a los que se espera que se les devuelva lo retenido, una vez que resuelva el caso ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

EL JUICIO

El primer paso será un juicio de amparo para demandar la inconstitucionalidad del artículo 109 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta en su párrafo tercero y fracción 10.

En septiembre propondrá ante la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados de la nueva Legislatura la modificación del artículo 109 de la Ley del ISR por violar derechos fundamentales de los trabajadores en situación de retiro. Aclaró que no están en contra de las afores ni del nuevo sistema de ahorro para el retiro.

Se trata, reiteró, de corregir el régimen fiscal de los trabajadores que recuperan sus fondos de pensiones en una sola exhibición por no ser candidatos a pensión.

CASO REAL

Diana Bernal presentó el caso real de una persona que comenzó su vida laboral a los 28 años de edad en 1975 y que tuvo empleo formal durante 23 años, es decir, que cotizó 1,210 semanas en el IMSS y no un total de 1,250, como lo indica la ley.

Pero en 1988, cuando tenía 51 años, lo liquidan y por su edad ya no puede reincorporarse al mercado laboral. En el 2012, es decir, 14 años después y con 65 años de edad, decide hacer el retiro de su cuenta del SAR, en donde contaba con un total de 135,744 pesos y se le retienen 27,149 pesos para quedarle solamente 108,595 pesos.

Hizo referencia a que cuando se trata de una persona que queda incapacitada para volver a trabajar por enfermedad, el fondo de ahorro está exento, lo mismo que los recursos acumulados en la subcuenta de vivienda cuando no se utilizó el crédito Infonavit.

Dicha cuota la paga el patrón a diferencia de la del retiro, que es una aportación obrero-patronal.

La ombudsman convocó a los trabajadores que se encuentren en esa situación a acudir a las oficinas de la Prodecon para recibir asesoría en tanto avanzan en la modificación de la Ley del ISR.

leonor.flores@eleconomista.mx