Si bien las reformas en pensiones que se hicieron en 1997 y el 2007 ayudaron a frenar el incremento del costo fiscal del pago de pensiones, el crecimiento de la población adulta mayor, que en el 2050 podría ascender a 24.6 millones de personas, y el pasivo pensionario que todavía tienen diversas instituciones públicas, representan una fuerte presión en las finanzas públicas en el mediano plazo.

“Pese a que las reformas significaron una disminución de los pasivos contingentes del gobierno y restituyeron la viabilidad de los diversos sistemas de pensiones, aún persisten riesgos para las finanzas públicas por el pago de pensiones en curso del antiguo régimen”, indican los Criterios Generales de Política Económica 2021.

El documento menciona que, en el 2019 el pasivo pensionario del IMSS, ISSSTE, CFE, Pemex y otras entidades públicas representó 47.7% del Producto Interno Bruto con un total de 11.56 billones de pesos.

Carlos Ramírez, experto en pensiones de Integralia, comentó que a este pasivo pensionario se le deben sumar 20 puntos del PIB si se considera el aumento del gasto que está teniendo el programa de Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores, el cual duplicó el monto de la pensión y se universalizó.

Nueva reforma, sin costo fiscal

El proyecto de reforma en pensiones que presentó el presidente del país propone reducir las semanas de cotización a 750 para que más personas tengan acceso a la Pensión Mínima Garantizada (PMG).

Para Ramírez, esta propuesta no generará un costo fiscal, dado que, el aumento en las aportaciones de 6.5 a 15% se aplicará tanto a los trabajadores que cotizan bajo el régimen de la Ley de 1997 como la denominada “generación de transición”.

“En el caso de la generación afore, el aumento de la aportación se irá directo a su cuenta individual, pero para los que son generación transición, el  dinero adicional que entre de las aportaciones obrero patronales no es dinero para el trabajador, sino para el gobierno”.

Cuando un trabajador de la generación de transición solicite su pensión bajo la Ley 73, el ahorro que generó en las cuotas obrero patronales se devuelve al gobierno y sin importar cuánto sea, el trabajador podrá recibir una pensión que puede representar hasta 100% de su último salario. Además, también recibe el ahorro que generó en su afore.

“Por un lado, el gobierno va a poner más para la PMG, pero por el otro está recaudando más por el lado de la generación de transición, es lo que imagino por lo que dicen que no habrá costo fiscal, pero hay que esperar las cifras de la reforma que sigue sin presentarse”, concluyó.

[email protected]