La actividad de prestar servicios financieros fue declarada, hace algunas semanas, como esencial ante la contingencia que se vive por el coronavirus (Covid-19); sin embargo, algunas instituciones financieras no bancarias, como las sociedades financieras de objeto múltiple (sofomes), se han visto impedidas para continuar operaciones, pues algunos gobiernos estatales argumentan que sólo los bancos pueden realizar esta labor, denunció la Asociación Mexicana de Entidades Financieras Especializadas (AMFE).

En entrevista, Enrique Bojórquez Valenzuela, presidente de la AMFE, comentó que, en algunos estados, principalmente Yucatán y Sonora, las autoridades estatales han impedido que las sofomes continúen operaciones, por lo que agrava la situación de algunas de estas instituciones que tienen un panorama incierto ante el impacto económico de la contingencia y la falta de programas de apoyo del gobierno federal, específicamente de la banca de desarrollo.

“En algunos estados se interpreta que sólo los bancos realizan una actividad esencial, la de prestar servicios financieros, cuando la regla es que todos los intermediarios financieros realizan esa actividad. En este sentido, en algunos estados han cerrado sucursales de sofomes por considerar que no realizan una actividad esencial”, explicó el presidente de la AMFE.

El presidente que representa a cerca de 40 entidades financieras, muchas de ellas sofomes, detalló que esto podría provocar el aumento en las carteras vencidas de las entidades perjudicadas, lo que se juntaría con un panorama es incierto, debido a la falta de claridad del gobierno federal para la reactivación de la economía.

“Estamos viendo grandes problemas financieros para varias sofomes, sobre todo si no hay una respuesta firme de un programa bien pensado y a largo plazo de la banca de desarrollo. El gobierno indica que va ir poco a poco, pero la verdad es que nos debe de demostrar sus cartas, ya llegó el momento de que muestre cuál es esa estrategia y este plan para la reactivación”, expresó el presidente de la asociación que representa una cartera cercana a 400,000 millones de pesos.

Estocada final

Bojórquez Valenzuela indicó que con este escenario se prevé el cierre de muchas sofomes, por lo que el sector continuaría contrayéndose como ha sucedido desde la reforma financiera del 2014, misma que impuso más exigencia regulatoria para este tipo de intermediarios.

“Definitivamente habrá muchas sofomes que se retiren voluntariamente o se verán forzadas por su situación de quiebra. Entonces se dará una contracción en el financiamiento en términos generales en todo tipo de intermediarios, cuando la premisa es terminar con el gran rezago que existe en México de la falta de inclusión financiera”, acotó Bojórquez Valenzuela.

De acuerdo con cifras oficiales, desde julio del 2015 a la fecha, las autoridades han cancelado el registro de casi 1,400 sofomes, para que el sector quede compuesto por 1,652 entidades.

El presidente de la AMFE destacó que, en estas semanas de contingencia, las sofomes han tenido dificultades para acceder al fondeo, pues muchos programas se han detenido, lo que dificulta la derrama de financiamiento para su clientela.

“Los focos rojos ya los vemos, no nos ha llegado todavía la lumbre, pero estamos bastante preocupados, es momento de actuar”, acotó el presidente de la AMFE, que representa a intermediarios del sector agropecuario, automotriz, hipotecario, entre otros.

Créditos que otorgan asociados a la AMFE:

• Construcción para la vivienda

• Hipotecarios

• Automotriz

• Personales

• Nómina

• Microcrédito

• Comerciales

Fuente: AMFE

fernando.gutierrez@eleconomista.mx