La aprobación de reformas estructurales, el fortalecimiento de la demanda interna y un mejor panorama en Estados Unidos, son elementos que pueden impulsar a México a alcanzar un crecimiento económico promedio de 4.5 a 5.0% en la actual administración, consideró HSBC.

El economista en jefe de HSBC para México, Sergio Martín Moreno, aseguró que la situación de México está por arriba del resto de los países emergentes, a pesar de las tasas de crecimiento que registra su Producto Interno Bruto (PIB) respecto a las observadas en los países BRIC (Brasil, Rusia, India y China).

Destacó que hoy México tiene los elementos suficientes para salir razonablemente bien y así alcanzar crecimientos de 4.5 a 5.0% al término de la presente administración federal.

Asimismo, se refirió a las ventajas con las que cuenta México en el mercado externo, especialmente en Estados Unidos, donde las exportaciones continúan ganando terreno respecto a China, lo que le permite al país compensar los choques externos.

Sergio Martín subrayó que una ventaja muy importante es la posible aprobación de las reformas estructurales y el avance en su aplicación, porque se traduciría en mayores inversiones y establecería un sesgo positivo más cercano al 5.0% en la economía.

Si bien Brasil en su momento fue un país que estuvo de moda, ahora México está a la cabeza gracias a que se realizan bien las cosas, de manera estructural y en un ambiente de estabilidad política y democrático, sostuvo.

El economista de HSBC destacó el esfuerzo que lleva a cabo el nuevo gobierno federal para alcanzar las reformas estructurales con las que busca modificar las bases para hacer crecer al país, más allá de los eventos de altas y bajas mundiales.

lgl