La economía informal es uno de los principales factores por los que el uso de las Terminales Punto de Venta (TPV) es muy bajo entre los comercios, comentan los bancos; sin embargo, los pequeños negocios se quejan de que no alcanzan a cubrir el mínimo de facturación que las instituciones de crédito exigen, por lo que las comisiones que les cobran por este concepto son muy caras.

La Asociación de Bancos de México (ABM) anunció, a raíz de las nuevas reglas para vender dólares en los bancos, un programa de promoción y descuentos para la instalación de TPV; no obstante, este proyecto se llevará a cabo principalmente en las zonas turísticas, lo que deja a los pequeños negocios no turísticos del país con pocas oportunidades de expandir sus opciones de pago, consideran académicos.

De acuerdo con la ABM, existen 453,917 TPV en México, lo que significa que la infraestructura en este rubro 25% anual en el 2009.

Para Benjamín Garza, director de Comercialización de BBVA Bancomer, el principal problema que han encontrado para colocar las TPV es que los comercios no están debidamente registrados ante la SHCP, dado que algunos bancos les solicitan tener su alta.

Precisamente, en países como Guatemala, el ministerio de Finanza Públicas apoya a los microcomerciantes de las zonas alejadas, para que no paguen el costo de instalación de las terminales.

Marco Giardiello, director de adquirente de Banamex comenta: El problema del establecimiento informal es un asunto que no hemos podido erradicar, ya que incluso si están dados de alta ante la SHCP, le da desconfianza al comerciante tener una cuenta bancaria en el banco a nombre del comercio, ya que piensan que pagarán más impuestos si Hacienda se da cuenta .

José Luis de la Cruz, académico del Tecnológico de Monterrey, explicó que las altas comisiones que cobran desalientan el uso de los servicios financieros.

[email protected]