La llegada de las plataformas de tecnología financiera (fintech) ha sido novedosa en la industria financiera, pero éstas todavía no han logrado un cambio relevante en ella, pues no han podido desarrollar una ventaja competitiva respecto a los jugadores tradicionales, de acuerdo con un análisis de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef).

En el estudio Potencial para Transformar la Industria Financiera. “FinTech vs BigTech. Una Historia de Escala, Acceso a Datos y Rentabilidad”, se destaca que las plataformas de tecnología financiera tienen el reto de conseguir una base de clientes que las lleve a una escala mínima de negocio aceptable.

“El gran reto que tiene el sector fintech es en la consolidación de los modelos de negocio y en que se vuelvan rentables (…) Si bien desde el punto de vista del proceso de contratación y de operación son más eficientes que la industria financiera tradicional, no es claro que en todos los casos esta característica las lleve a tener el volumen de clientes que las vuelva rentables”, resalta el análisis.

De acuerdo con el estudio, esta industria comienza a tener escalabilidad en el segmento de pagos al existir empresas a nivel mundial que han logrado conseguir este objetivo, como PayPal y Adyen N.V.

“Su operación es global, tienen presencia en muchos mercados y operan utilizando su plataforma digital. Son empresas con una amplia base de clientes que les da escala. Tienen una elevada transaccionalidad y buena rentabilidad. Lograr una base de clientes amplia es un proceso complejo que no se soluciona con tener un producto que se ofrece con una plataforma digital y un proceso eficiente”, destaca Fundef.

Según el estudio, la entrada de estos nuevos jugadores ha hecho que la industria financiera también adopte una mayor digitalización en sus procesos, lo que hace que las fintech tengan un impacto limitado en el ecosistema financiero.

“Promueven la innovación, pero el uso de la tecnología no garantiza el éxito ya que no todas están logrando la escala adecuada”, se lee en el documento. 

Comparativa con bigtech

En este contexto, el análisis señala las ventajas que pueden tener las grandes tecnológicas (bigtech) que buscan incursionar en materia de servicios financieros, por lo que se justifica que debe de haber una regulación para estas empresas que buscan participar en el negocio financiero y que en la actualidad cuentan con una amplia base de usuarios, tales como Facebook, Alibaba, Amazon, Google y Apple.

“Otra ventaja de que las bigtech tengan una gran cantidad de usuarios es que tienen mucha información respecto de transacciones y patrones de comportamiento. El acceso a esta información les da una ventaja competitiva adicional, ya que los datos son el insumo esencial para el desarrollo de herramientas de inteligencia artificial”, resalta el estudio.

Por ello, se destaca la necesidad de una regulación especial para las bigtech, y considera un error que participen como cualquier fintech en el mercado.

“Hay condiciones especiales de este grupo de empresas (bigtech) sobre las fintech e inclusive sobre el resto de la industria financiera tradicional. Esto se deben considerar al momento de regularlas”.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx