La unión y consolidación del esfuerzo entre fintech y bancos, permitirá una mayor velocidad en el avance de la digitalización y sobre todo la inclusión financiera, consideró Luis Niño de Rivera, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM).

Durante su participación en el foro virtual México 5G, organizado por la Asociación Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) y DPL Group, el banquero expuso que la banca no puede ni debe escapar del mundo digital, porque la transición hacia una mayor inclusión está fundamentada en ello.

Destacó que, pese a que la banca en México ha avanzado en esta materia, el futuro del negocio está en lo digital, dado que permitirá ahorrar considerablemente en tiempo, costos y operatividad.

“Por ello creemos que el siguiente paso va a ser la unión de bancos con las fintech. Son empresas relativamente pequeñas, nuevas, con jóvenes con gran creatividad y gran capacidad tecnológica que quieren incursionar en medios de pago, en servicios de ahorro y en servicios de crédito”, señaló.

Expuso que también están las llamadas bigtech, gigantes tecnológicos como Google, Alipay, WeChat y otros, que han incursionado en el sector financiero y que quieren parte del negocio.

“Si no seguimos invirtiendo y avanzando, al rato se van a quedar con el negocio, particularmente en los medios de pago. Y no es que ellos quieran convertirse en financieros, lo que quieren es vender productos y servicios, y los medios de pago les facilita esa venta”.

En este sentido, subrayó que el mundo digital, es el camino más viable para la inclusión financiera, a la cual todos deben dedicarle un esfuerzo para que el país avance, particularmente en los lugares que están más apartados de la infraestructura económica del país.

Crecen operaciones digitales; bajan presenciales

El Presidente de la ABM mencionó que en los últimos siete años, la banca en México ha crecido de forma importante su oferta digital y hoy ya hay casi 29 millones de aplicaciones y 47 millones de contratos para dar servicios digitales.

“El mundo digital es ampliamente flexible, disponible y sobre todo, muy barato de operar para los bancos; propiamente sin comisiones para el cliente”, afirmó.

Comentó también que aunque por la pandemia del Covid-19 se frenó el enrolamiento de negocios a la plataforma de cobro digital, CoDi, hoy ya hay 6.2 millones de usuarios de la banca, enrolados a esta herramienta, y en algunos puntos se han retomado los esfuerzos.

Luis Niño destacó el crecimiento acelerado que han tenido las transacciones digitales en la banca mexicana, pues mientras hace dos años se realizaban 43 millones de operaciones a través de las aplicaciones, a septiembre pasado la cifra ascendió a 100 millones.

Por el contrario, comentó que cada vez los usuarios acuden menos a los puntos físicos, y prueba de ello es que mientras hace dos años las operaciones en comisionistas fueron de 650 millones, este año bajaron a 500 millones. “150 millones menos transacciones que se están supliendo en el mundo digital”, dijo el banquero.

Agregó que lo mismo está pasando con las operaciones en cajeros automáticos, donde está reduciéndose el número, pero subiendo el monto.

“Estamos muy contentos en la banca de tener un avance relevante en lo que es inclusión financiera, montada en el mundo digital”, puntualizó.

eduardo.juarez@eleconomista.mx