El consejero delegado de JPMorgan denunció el egoísmo antes de la crisis financiera de unos ejecutivos de la banca a quienes no les importaba nada.

Jamie Dimon aseguró que los banqueros “defraudaron al pueblo estadounidense” antes de la crisis financiera del 2008, desafiando a aquellas personas que fueron “codiciosas, egoístas, se pusieron sueldos demasiado altos y no les importaba nada”.

El consejero delegado de JPMorgan Chase es el único responsable de un gran banco de Wall Street, cuyo mandato se remonta a antes de la crisis financiera del 2007-2008, que se calcula provocó la pérdida de 9 millones de empleos en Estados Unidos y 10 millones de propietarios también perdieron sus casas.

“Pienso que hubo personas (...) que eran codiciosas, egoístas, hicieron lo que no era correcto, se pusieron sueldos demasiado altos y a las que no les importaba nada”, declaró Dimon a la CBS .

A la pregunta de si él era una de esas personas, respondió que no, afirmando en un primer momento que no tenía responsabilidad alguna de la crisis financiera, para decir después que asumiría “parte”. “(La crisis de las hipotecas) fue un enorme error, fue extremadamente dañina”, aseguró. “Pienso que defraudamos al pueblo estadounidense”.

Dimon aseguró que podía entender cómo se sentía la gente. “Si eres un estadounidense medio estarías enfadado por lo que sucedió, no hubo una justicia equitativa (...) Muchas personas perdieron su reputación y su dinero, pero demasiadas no lo hicieron”.

El ejecutivo de 63 años también habló de su experiencia con el cáncer hace cinco años, explicando que había descubierto un bulto mientras se afeitaba.

“Cuando alguien te dice: ‘Tienes cáncer’ es casi como recibir un puñetazo en la cara, el miedo”, aseguró. “La peor parte fue contárselo a mi familia”.

“No sabía cómo hacerlo. Les dije, voy a contarles algo, todo va a salir bien”.

Dimon pidió a su mujer que llamara a sus padres —que murieron de cáncer con unas horas de diferencia en el 2016. “Era incapaz de decirles que su hijo podía morir antes que ellos”. Cinco años después, el consejero delegado está recuperado, y asegura que nunca se planteó abandonar JPMorgan Chase.

En una sección de la entrevista, Dimon respondió a la candidata presidencial demócrata Elizabeth Warren, que afirmó que el banquero “y sus camaradas” deberían “intervenir” para ayudar a otros a triunfar, que “todo aquello que denigre a las personas no es de mi agrado (...) No deberíamos vilipendiar a la gente que trabajó mucho para conseguir algo”.

Por último, dijo que no contenderá por la presidencia de estados Unidos.