Un grupo de personas afectadas por un fraude inmobiliario presentó una denuncia ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT), en contra de la empresa Global House, Servicios Financieros Inmobiliarios, por presunta evasión fiscal, al no proporcionar facturas fiscales sobre contratos adquiridos.

Acompañados por su abogado, los defraudados manifestaron que desde enero del 2013 los empleados de Global House se niegan a entregar facturas fiscales de los pagos mensuales por concepto de créditos adquiridos con la empresa.

En la denuncia indicaron que esta empresa sigue operando con toda impunidad y engañando a las personas que invierten en esa inmobiliaria con la esperanza de tener una vivienda.

Comentaron que a partir de que se hizo pública la denuncia, cuyo fraude podría superar los 500 millones de pesos, aumentó el número de personas que manifiestan haber sido estafadas por Global House, lo que permite presumir que tanto el número de familias afectadas como el monto de los recursos defraudados podría aumentar considerablemente.

Global House inició operaciones en el 2003 con la oferta de financiamiento y asesoría para comprar una vivienda. La empresa obliga a sus clientes a firmar supuestoscontratos hipotecarios, los cuales se han negado a cumplir a lo largo de más de 11 años que lleva operando, aseguraron los defraudados.

Modus operandi

Las personas afectadas y su representante legal dijeron que el fraude consiste en que Global House hace creer a sus clientes que están contratando un crédito para vivienda, cuando en realidad opera como una caja de ahorro sin ganancias para los consumidores y después se niega a regresar el dinero y/o la vivienda.

Cuando los afectados reclaman la devolución del dinero entregado a Global House, la inmobiliaria se resiste a dar reportes sobre las facturas y las aportaciones de sus clientes, lo que supone también un fraude fiscal, aseguraron las personas afectadas.