El secretario general del Instituto Nacional del Fondo para la Vivienda de los Trabajadores (Infonavit), Rogerio Castro Vázquez, informó que con las nuevas reglas de la institución, se dará preferencia en los créditos a casas con por lo menos 42 metros cuadrados de construcción.

Entrevistado en esta ciudad, recordó que en el pasado llegó un momento en que el Infonavit permitía dar créditos para adquirir viviendas de 26 metros cuadrados de construcción, lo que realmente eran unas mini-viviendas que en ocasiones condenaban a sus compradores al hacinamiento.

“Y por si fuera poco, muchos constructores hacían casas todavía más pequeñas y por ello en los últimos meses se ha dispuesto que la extensión mínima de construcción sea de 42 metros cuadrados”, añadió.

De hecho, continuó, la idea de la actual administración federal es superar esos 42 metros cuadrados, por lo que ya hay un acercamiento con desarrolladores de vivienda de diversos punto del país, para alcanzar un acuerdo que permita lograr ese objetivo.

“Es algo que no se pretende imponer a la fuerza pues entendemos que el mercado de la vivienda es complejo, pero sí buscamos que la medida no sea menor a los 42 metros”, subrayó.

Hay lugares del país en los que los terrenos son muy caros y otros zonas donde es más complicado construir, pero como Infonavit ya no se puede seguir dando créditos en cualquier lugar o para adquirir casas que no garantizan el mínimo indispensable de espacio para una familia.

Señaló que en el marco del “Programa de responsabilidad compartida” se aprobó un nuevo esquema de recuperación de créditos para que sea de manera automática, con lo que se suman otras 20,000 personas.

A partir de los próximos meses, los beneficiarios empezarán a recibir su nuevo estado de cuenta con su crédito reestructurado.

Aclaró que ese programa es para personas que ya tienen más de 15 años pagando su crédito, tienen más de 40 años, ganan hasta cuatro salarios mínimos y su deuda es 1.5 veces mayor al crédito que adquirieron para obtener su vivienda.

También tienen que tener dos años pagando de manera consecutiva sus créditos pues la idea es incentivar a la que la gente pague, por ello se reduce en 50 por ciento el saldo que tienen por pagar.