En un contexto complicado para las sociedades financieras populares (sofipos), Fincomún ha recibido una inyección de 100 millones de pesos de capital por parte de sus accionistas con el fin de apuntalar su oferta de servicios digitales a sus más de 422,000 clientes.

David Romero Morfín, director general de Fincomún, habló en entrevista sobre las perspectivas de negocio de esta sofipo para el 2021, luego de un 2020 complicado pero que pudo sortear y desmarcarse del sector en general con indicadores en números positivos.

“Para apuntalar este tema que tiene que ver con el desarrollo digital, los accionistas hacen una inyección de capital adicional, de 100 millones de pesos para, insisto, incentivar el desarrollo tecnológico digital que permita atender mejor a los clientes”, comentó el directivo de Fincomún.

A septiembre pasado, de las 39 sofipos en operación, sólo 12 presentaron números positivos en su utilidad; Fincomún registró una ganancia de 2.7 millones de pesos. De acuerdo con Romero Morfín, con esta inyección de 100 millones de pesos, su índice de capitalización superará 200%, mayor al mínimo regulatorio de 130 por ciento.

“Tenemos que desarrollar y tener todas las facilidades de omnicanalidad o multicanalidad que permitan a los clientes hacer sus transacciones diferentes a la tradicional”, detalló Romero Morfín al referirse que muchos de sus clientes que se encuentran en la informalidad son atendidos en la red de 93 sucursales de esta institución.

Apoyo a negocios

Fincomún es una institución enfocada tanto al crédito comercial como al de consumo en regiones populares. De acuerdo con su Director general, la pandemia puso a prueba la experiencia de más de 20 años de la institución para que sus indicadores no cayeran.

“En el 2020, como a toda la industria financiera, a Fincomún se le exigió que tuviéramos una atención especial con los clientes, en un contexto donde la economía cayó de manera importante”, dijo.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx