Con 23 años de vida, la sociedad financiera popular (sofipo) FinComún busca consolidarse en los seis estados donde atiende a cerca de 200,000 clientes, muchos de ellos pertenecientes al sector de la economía informal, vía el microcrédito productivo individual, por lo que una expansión acelerada no está en los planes de corto plazo de esta institución, la cual cuenta con el respaldo de importantes empresarios del país, como la familia Servitje.

En el marco del lanzamiento de la nueva imagen de la sofipo, y la presentación de su nuevo corporativo, su director general, David Romero Morfín, habló con este medio sobre los planes futuros de esta institución financiera que de acuerdo con el directivo en el tiempo que llevan ha cumplido la misión para lo que fue creada: ayudar a combatir las causas estructurales de la pobreza.

—¿Con el inicio de esta nueva etapa, hacia dónde va FinComún?

FinComún es una institución que lleva 23 años en el mercado que ha enfrenado retos como cualquier otra institución pero que ha salido adelante. Los accionistas de FinComún, que son importantes empresarios, están comprometidos con el país, y contrario a lo que pasa en otros mercados, FinComún está invirtiendo y en breve estará recibiendo un aumento de capital, para contribuir más al desarrollo del país.

En esta nueva etapa, se verá una institución más echada para adelante, donde le vamos a poner especial énfasis al microcrédito individual, que es el principal negocio, todavía hay un espacio importante por crecer. Este 2018, ya estamos creciendo a más de dos dígitos y todavía hay espacio.

—Hay sofipos que han tenido un crecimiento muy acelerado. En este sentido, ¿qué ha pasado con FinComún en estos 23 años?

FinComún fue la primera sofipo que se autorizó donde su principal producto es el crédito individual (...) aquellas que pueden decir que tienen más clientes es porque ofrecen el crédito grupal. Nosotros estamos en el crédito individual, sin garantías, con atención al no asalariado, que es donde a los bancos no les gusta estar, ahí es donde FinComún busca apoyar.

Buscamos dar pasos firmes, no somos una institución que busque tener utilidades de manera pasajera, sino una institución de largo plazo, que sus crecimientos sean sostenibles y que le permita garantizar que va a estar aquí en beneficio de sus clientes hoy, mañana y pasado mañana.

—En las microfinanzas la eterna polémica es la tasa de interés. Ahora que su principal fuente de fondeo es el ahorro de sus clientes, y tomando en cuenta el alza de la tasa de interés del Banco de México, ¿hay espacio para reducirlas en el tema del crédito?

El hecho de que las tasas se incrementen, obliga a que todas las instituciones financieras revisemos cómo estamos estructurados. Tenemos la convicción de buscar ser competitivos y atender a las necesidades de los clientes, los incrementos en las tasas buscamos absorberlos, buscando ser mucho más eficientes al interior de FinComún.

—Pero si la captación es una de las fuentes de fondeo más baratas, ¿hay espacio para reducirlas?

A eso me refiero con ser eficiente, buscar aspectos que permitan dar mejores condiciones a nuestros clientes. Hay que tomar en cuenta que la estructura de costos, y el cómo se ponen los precios a niveles de tasa, se integra por diferentes elementos, uno de ellos es la fuente de fondeo, que en este caso es la captación.

Sin embargo, el principal elemento que tiene que ver para la asignación de tasas, se relaciona a los costos administrativos y operativos que tenemos, en virtud de que los créditos los otorgamos en poblaciones donde no hay acceso a muchas otras alternativas financieras.

—¿Y en el tema del ahorro, dónde ofrecen retornos más atractivos que los que ofrece la banca?

Estamos también reaccionando para bien de los clientes, pagando mejores tasas, somos muy competitivos, incluso tenemos condiciones. Mientras que los bancos dan tasas cercanas de cero a la vista, tenemos tasas reales, arriba de la inflación, tasas a plazo que van más allá de 10%, que difícilmente dan los bancos.

—¿Si buscan mejorar su gobierno corporativo, entonces hay planes bursátiles?

Lo del gobierno corporativo tiene que ver más con que todas las decisiones que se tomen dentro de FinComún estén bien razonadas, hagan sentido para cuidar lo ahorros del inversionista (...) el mercado de valores es una alternativa cuando requieres de otras fuentes de fondeo (...) no tendríamos por qué ir a tomar otras fuentes de fondeo. Adicionalmente tenemos accionistas importantes, con recursos importantes, estamos bien cubiertos por esa parte.