La plataforma de fondeo colectivo (crowdfunding) inmobiliario Briq, que está a la espera de ser autorizada para operar al amparo de la ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, o ley fintech, ha concluido 100 campañas en sus seis años de operación.

De acuerdo con información de la plataforma, estas 100 campañas tuvieron la participación de 4,358 inversionistas, los cuales fondearon 258 millones 685,148 pesos que recibieron 23 desarrolladores inmobiliarios para el desarrollo de 33 proyectos ubicados en localidades como la Ciudad de México, Querétaro, Puebla, Quintana Roo y Estado de México.

“Hemos llegado a las 100 campañas terminadas y pagadas, lo que implica un gran logro para nosotros, pero también para todas las personas inversionistas y para los desarrolladores que han confiado en nuestro proyecto, porque nos eligieron para hacer crecer su dinero y para construir o remodelar proyectos de calidad”, indicó Alberto Padilla, cofundador de la plataforma.

El objetivo del crowdfunding inmobiliario es conectar inversionistas con desarrolladores inmobiliarios para el desarrollo de proyectos. En este contexto, la conclusión de estas 100 campañas significa que ya se generaron y se pagaron los rendimientos a los inversionistas y éstos ya recibieron su capital de vuelta, por lo que se da por concluida su participación.

Según la plataforma, la primera campaña se publicó en junio del 2015, bajo el instrumento de deuda junior, la cual ofrecía una tasa anual de 10.6% y contó con la participación de 11 inversionistas, los cuales lograron fondear 500,000 pesos.

Asimismo, el desarrollador más activo dentro de estas 100 campañas fue AGGE, el cual participó con 21. “Terminar y pagar una campaña es un indicador positivo para los desarrolladores ya que logran un buen historial de financiamiento”.

Hace algunas semanas, el cofundador de Briq explicó, que en su historia la mayor parte de su portafolio se ha enfocado para el desarrollo de vivienda, pero también comienza a haber más interés para financiar proyectos para naves industriales en el país.

“De la historia del dinero invertido vía Briq, 70% ha sido en deuda y 30 % para copropiedad, que es donde tenemos centros comerciales, un hotel y este tema industrial. A pesar de los proyectos que son pocos en copropiedad, se ha fondeado una buena cantidad de dinero porque son proyectos muy grandes”, apuntó Padilla en su momento.

Briq es una de las plataformas que está a la espera de obtener su autorización definitiva para operar al amparo de la ley fintech, luego de haber obtenido el visto bueno por parte del Comité Interinstitucional que se conforma por autoridades de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, el Banco de México y la Secretaría de Hacienda.

De acuerdo con la entidad, una vez que reciba la autorización definitiva, y ésta sea publicada en el Diario Oficial de la Federación, se podrán concretar planes como la creación de un mercado secundario, el fondeo de proyectos internacionales, la publicación de más proyectos sostenibles, entre otras cosas.