El volumen del negocio de las remesas provenientes de Estados Unidos a México, que es de 33,481 millones de dólares al año, ha despertado interés en nuevos sectores y participantes, entre ellos, las plataformas (exchanges) de compra-venta de activos virtuales, las cuales se dicen una opción viable, eficiente y menos costosa que los canales tradicionales.

De acuerdo con Pablo González, cofundador del exchange Bitso, el más grande de México, con más de 650,000 usuarios registrados, del total del volumen de remesas de Estados Unidos a México, 0.02%, es decir, poco más de 66 millones de dólares ya se mueven vía activos virtuales, principalmente por bitcoin, que es la criptomoneda más popular en la actualidad.

“El corredor de remesas de Estados Unidos a México es el más grande del mundo. Son más de 30,000 millones de dólares al año. Hoy al día estamos viendo entre 0.02% del total de las remesas ya se están moviendo por bitcoin”, detalló González en reunión con medios de comunicación.

Aunque parezca nuevo el tema de las remesas que se mueven por bitcoin, es algo que Bitso ya traía en el radar desde hace tiempo. En el 2017, Eduardo Arenas, gerente de Productos, comentó a este medio que había una oportunidad para transaccionar vía activos virtuales remesas provenientes de Estados Unidos.

Uno de los objetivos de Bitso para este año es detonar el uso de las remesas vía activos virtuales, pues para la plataforma esto simplifica el proceso del envío desde Estados Unidos y elimina intermediarios que eleva el costo por transacción.

“Cada proveedor de transferencia de remesas tiene su propio esquema de comisión por envío, pero por lo general las comisiones por envío de Estados Unidos a México, según cifras del CEMLA (Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos), están entre 5 y 12 dólares con un promedio de 8.94 dólares (al rededor de 170 pesos)”, se puede leer en un escrito de Pablo Barragán, directivo de Marketing del exchange, dentro de la plataforma de Bitso.

De acuerdo con Barragán, en América Latina las comisiones por envío de dinero al extranjero promedian entre 8 y 16% del monto enviado. “El envío de dinero mediante cripto representa hoy en día un ahorro de 16% relativo a una transferencia bancaria internacional”, detalló.

Para Pablo González, aunque el porcentaje de participación del bitcoin en el negocio de las remesas todavía es pequeño, hay personas en México, como en la sierra de Puebla, que ya cobran las remesas que fueron enviadas a través de este activo virtual, sin que necesariamente sepan que se utilizó este mecanismo.

“Parece poco (el porcentaje), pero ya es gente que está recibiendo beneficios de los activos virtuales sin que necesariamente conozca que está utilizando esto”, precisó González  sin dar más detalles de cómo se realiza la operación.

Falta adopción

Pablo González reconoció que si bien el uso de las criptomonedas en el país ha aumentado, todavía hace falta para que los activos virtuales sean adoptados como un método de pago en muchos de los establecimientos comerciales del país.

“Esperamos este año superar el  millón de usuarios y expandirnos a otros países (...) Esperamos mucho crecimiento, pero nos interesa más ver a un mayor número de personas utilizando (los activos virtuales) en los establecimientos”, expresó González.

En la actualidad Bitso cuenta con 650,000 usuarios registrados en su plataforma, que es el doble que tenía registrados en la primera mitad del 2017.

De acuerdo con González, en promedio por día se realizan vía Bitso 14,000 operaciones de compra-venta de los activos virtuales que ofrece en su plataforma y registra en promedio 7,000 pagos en comercios que aceptan activos virtuales, principalmente el bitcoin, como medio de pago.

Enviarán propuesta de regulación al Banxico

En su participación Allan Cassis, presidente de la Asociación Blockchain México, indicó que todavía se trabaja en el documento que enviarán al Banco de México (Banxico) para fortalecer la regulación de activos virtuales en el país.

En marzo pasado, el Banxico emitió, de acuerdo con las facultades que le otorgó la Ley Fintech, las disposiciones generales de la operación de activos virtuales, en donde precisó que el uso de éstos sólo aplicaría para bancos y plataformas fintech reguladas, siempre y cuando su uso sea para operaciones internas, sin trasladar los riesgos al cliente.

Después de la emisión de dichas reglas, el Banxico abrió un periodo de consulta donde permite comentarios respecto a dichas disposiciones publicadas y si cree conveniente, modificarlas.

“Queremos que la regulación secundaria vaya en el mismo sentido que la Ley Fintech. El segundo punto es que vale la pena incluir este tipo de criptoactivos en la regulación”, detalló Cassis.

De acuerdo con Cassis, la ley secundaria de la Ley Fintech referente al tipo de activos virtuales, sólo se enfoca en la regulación de blockchains privados y no en los públicos, que es en donde se basa la operación de criptomonedas como el bitcoin, por lo que lo conveniente sería que se hiciera un ajuste en las reglas.

“Queremos que la ley secundaria prevea todas las innovaciones de esta tecnología blockchain”, aseguró Cassis.