El Banco Central Europeo (BCE) espera anunciar el próximo mes si extiende hasta el próximo año las restricciones, que inicialmente limitaban hasta octubre la capacidad de la banca europea para repartir dividendos o llevar a cabo recompras de acciones, tal y como recomendó la Junta Europea de Riesgo Sistémico (JERS), presidida por Christine Lagarde, presidenta del BCE.

En este sentido, el presidente del Consejo de Supervisión del BCE, Andrea Enria, indicó que la institución reconsiderará la situación en vista de la recomendación por parte de la JERS y la discutirá en su consejo de supervisión, con el fin de poder proporcionar “pronto” a los bancos una indicación al respecto.

“Espero que sea en julio”, mencionó el italiano, quien señaló el interés de los bancos europeos por conocer cuál será la postura del regulador antes de la publicación de sus cuentas del segundo trimestre.

La JERS, emitió una recomendación para que las autoridades insten a las entidades financieras bajo su supervisión a que se abstengan de repartir dividendos y de llevar a cabo recompras de acciones propias “al menos hasta el 1 de enero de 2021”, lo que supone extender al menos en tres meses la moratoria en vigor.

El pasado marzo, el BCE instó a los bancos a que no abonen ningún dividendo a sus accionistas hasta al menos el próximo octubre, ya sean estos a cuenta del 2019 o del 2020, debido al impacto del Covid-19, con el fin de elevar la capacidad de las entidades de absorber pérdidas y apoyar los préstamos a hogares, pequeñas empresas y compañías durante la pandemia.

De hecho, el propio Andrea Enria llegó a advertir, en abril, que el BCE empleará las medidas legales a su disposición para obligar a los bancos a no pagar dividendos en línea con su recomendación.

A este respecto, el italiano informó al Parlamento Europeo, en mayo pasado que la banca europea suspendió el pago de más de 27,000 millones de euros en dividendos a sus accionistas a causa de la pandemia, lo que representa 75% del total que las entidades financieras tenían previsto repartir antes del brote de la enfermedad.