La Fiscalía de Munich, que investiga el presunto caso de fraude en Wirecard, informó este lunes de la detención de otro directivo de la compañía de pagos electrónicos que se declaró en quiebra el mes pasado, en este caso el responsable de una filial con sede en Dubai.

Se trata del segundo alto cargo de la empresa alemana que es detenido, después de que el ex consejero delegado Markus Braun quedara en libertad el 23 de junio tras pagar una fianza de cinco millones de euros.

Según varios medios alemanes, el directivo, al frente de la filial de Wirecard Cardsystems Middle East y una de las figuras centrales del caso que investiga la fiscalía de Munich, viajó a Alemania para entregarse, tras lo que fue detenido y conducido ante el juez de instrucción.

El alto cargo, cuyo nombre no fue mencionado por la fiscalía, está acusado de conspirar para cometer fraude grave, así como de complicidad en otros delitos, de acuerdo con el semanario “Wirtschaftswoche”.

La edición digital de la revista “Focus” le identifica como Oliver Bellenhaus.

Varios altos cargos de Wirecard están bajo sospecha de haber fingido negocios que no existían para inflar el balance de la compañía con ingresos simulados; la filial en Emiratos Árabes Unidos desempeñaba un papel importante en los negocios de la empresa, que se declaró insolvente el mes pasado.