La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) castigará a los estados que sean menos expeditos en la recuperación de garantías hipotecarias. El organismo supervisor pedirá a bancos y sofoles que otorguen financiamiento hipotecario, reservar más en aquellas entidades en que no se cumpla con el marco jurídico a cabalidad, lo que repercutirá en las tasas de interés para los clientes finales.

En las nuevas disposiciones, la autoridad nos pedirá reservar más. Esto es, castigar a las entidades que no sean ágiles en los procesos jurídicos de recuperación de hipotecas , dijo un directivo bancario.

Actualmente los bancos y sofoles ofertan sus productos para adquirir viviendas con las mismas tasas de interés en todo el país y ahora con la nueva reglamentación, se podrían presentar tasas diferenciadas por entidades.

Representantes de sofoles explicaron que las nuevas reglas estarán basadas en la probabilidad de incumplimiento y la pérdida esperada, esto es, un porcentaje de los clientes que en el futuro no cubrirá sus créditos hipotecarios. Las nuevas disposiciones, según dijeron, pedirán más capital a los intermediarios no bancarios y algunos podrían desaparecer. Ante ello, pidieron un periodo razonable de tiempo para acumular los recursos.

La CNBV cambió la metodología para la medición de créditos hipotecarios individuales y trabaja en la implementación de un nuevo esquema para el otorgamiento de préstamos puente a los constructores que podrían estar listos en septiembre próximo.

José Manuel Rivero Andreu, presidente de la Asociación Hipotecaria Mexicana, destacó que las sofoles estuvieron rezagadas en la integración de las reservas, porque no son deducibles fiscalmente, mientras que para la banca lo eran.

El representante empresarial explicó que los nuevos requerimientos demandarán aportación de capital extra para los socios  y destacó que también el plazo para constituirlas deberá ser prudente para los intermediarios financieros.

ehuerta@eleconomista.com.mx