BBVA Bancomer, Citibanamex, Santander, Banorte, HSBC, Inbursa y Scotiabank, los siete más grandes que operan en México, se mantienen como los bancos de importancia sistémica local y en su mismo grado, informó la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

En abril de este año el órgano regulador determinó, por primera vez, que estas instituciones financieras son consideradas como de importancia sistémica local, pero en noviembre tuvo que evaluar nuevamente si dichas entidades mantenían su designación y grado.

Fue así que, en su sesión del pasado viernes 9 de diciembre, la Junta de Gobierno tomó conocimiento de que los siete bancos más grandes designados en abril como de importancia sistémica local, mantienen su designación y grado. Esta designación y ratificación se realizará en abril y noviembre de cada año.

Grosso modo, de acuerdo con lo establecido por el Comité de Basilea, un banco de importancia sistémica local es aquel cuya quiebra potencial pudiera afectar la estabilidad del sistema financiero o de la economía de un país. Es el caso en México de los siete más grandes, conocidos también como el G7.

La CNBV precisó que las instituciones que fueron clasificadas como de importancia sistémica local en el 2016, deberán constituir 100% del suplemento de capital adicional respectivo dependiendo el grado en que se encuentre en un plazo máximo de cuatro años, debiendo constituir 25% del incremento cada año.

De esta manera BBVA Bancomer, el banco más grande del sistema en México, ubicado en el grado IV, deberá constituir en dicho periodo 1.5 puntos porcentuales de suplemento de conservación de capital adicional; mientras que Citibanamex y Santander, catalogados en el grado III, tendrán que cumplir con 1.20 puntos porcentuales más.

En tanto Banorte, ubicado en el grado II, deberá cumplir con un suplemento de conservación de capital adicional de 0.90 puntos porcentuales en un máximo de cuatro años; y en HSBC, Inbursa y Scotiabank, el capital adicional deberá ser de 0.60 puntos porcentuales en igual periodo.

Esto, por ser bancos de importancia sistémica local, es adicional a lo que todos los bancos deben cumplir hoy en día, que es un capital mínimo de 10.5% (aquí se incluye el mínimo de capitalización requerido de 8 y 2.5% de suplemento de conservación de capital).

Las entidades financieras han asegurado que no tendrán problema para cumplir con el capital extra, e incluso la mayoría ya lo cubre desde ahora, pues están por encima del mínimo requerido.

Los siete bancos catalogados por la CNBV como de importancia sistémica local, concentran hoy en día más de 80% de los activos del sector bancario mexicano.

De acuerdo con la CNBV, en el supuesto de que si las instituciones designadas como de importancia sistémica local, modifiquen su grado, se debe proponer a la Junta de Gobierno el cambio correspondiente.

Banca sólida y ?bien capitalizada

Pese a que tanto el Banco de México (Banxico) como algunas calificadoras han advertido recientemente de los riesgos a los que se enfrentará la banca comercial en el 2017, como consecuencia principalmente de una posible desaceleración de la economía y del efecto Trump, la coincidencia es que ésta se encuentra hoy sólida y bien capitalizada.

Las cifras más recientes refieren que, a octubre pasado, el Índice de Capitalización del total de la banca en México era de 15.18%, cuando el mínimo requerido es 10.5%; mientras que el Coeficiente de Cobertura de Liquidez era en septiembre de 152.50 por ciento. Además, los niveles de morosidad son inferiores a 3% hasta ahora.

Bancos sistémicos mundiales

Por otra parte, el pasado 21 de noviembre el Consejo de Estabilidad Financiera (FSB, por su sigla en inglés) dio a conocer los 30 bancos sistémicamente importantes a nivel mundial y la institución financiera Citi se unió a JP Morgan en la punta de esta lista, remplazando a HSBC, lo que significa que al prestamista estadounidense se le conmina a mantener 2.5% de capital adicional a partir del 2019 además de los requisitos globales mínimos en orden de contener una posible crisis financiera.

De igual manera, lo tienen que hacer el resto de los prestamistas que conforman esta lista, de la cual 13 son europeos. A partir del 2019, todos deberán mantener bonos que puedan ser amortizados para ayudar a reponer el capital suceptible de perderse en una crisis.

Tras el 2007 y la crisis que se extendió hasta el 2009, el G-20 consensó que los principales bancos cuya quiebra provocaría una crisis a nivel mundial deberían mantener capital adicional según el nivel de riesgo que presenten. Desde noviembre del 2011, el FSB publica este listado y suele hacerlo público a comienzos de cada noviembre, antes de la reunión de las 20 potencias mundiales.

En la lista de este año, HSBC bajó en el ranking y se unió a la categoría siguiente, donde también se encuentran BNP Paribas y Deutsche Bank, con un cargo adicional de 2% de capital; Bank of America también se integró a este grupo al subir en la clasificación.

El banco británico Barclays bajó en la lista y se integró al grupo con cargo adicional de 1.5% de capital. Por su parte, el Industrial and Commercial Bank of China y Wells Fargo subieron una posición para unirse a éste. En la misma categoría se encuentran Credit Suisse, Goldman Sachs, Limited, y Mitsubishi UFJ Financial Group.

Morgan Stanley también bajó en este rango y se ubicó en el grupo de cargo adicional de 1% de capital, compuesto por otras 17 instituciones bancarias.

El ratio fue establecido en un mínimo de 3% para el resto de los bancos en todo el mundo y este año, ninguno entró ni salió de la lista de los 30.

[email protected]