Contrario a la comercial, la banca de desarrollo cerró el 2020 con un crecimiento en la cartera de crédito total de casi 3%, aunque registró un resultado negativo de 1,406 millones de pesos.

De acuerdo con el más reciente reporte de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) dado a conocer este jueves para el sector, la cartera de crédito total alcanzó un saldo de casi 1.1 billones de pesos a diciembre del 2020, un crecimiento anual de 2.9% contra los 1.02 billones del mismo mes del 2019.

Este crecimiento en la colocación de crédito, en un entorno complejo derivado de la pandemia, obedeció principalmente a un aumento en la cartera comercial de 3.2%, atribuido a su vez a un alza en el financiamiento a entidades gubernamentales de 9.1% y a empresas, de 3.4 por ciento. En consumo hubo una caída de 1.8% y en vivienda de 6.3 por ciento.

Por institución, Banobras reportó un saldo al cierre del 2020 de 505,256 millones de pesos, un crecimiento anual de 9.4%; mientras que en Bancomext al aumento fue de 2.7% para un saldo de 243,289 millones; y en Nafin hubo un decrecimiento de 5% para un saldo de 221,412 millones.

Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) también registró una caída en su cartera de 9.5% en su comparación anual para un saldo de 67,680 millones de pesos; lo mismo que Banjército con una contracción de 2.4% para ubicar el saldo en 50,678 millones.

Por su parte, el Banco del Bienestar cerró el 2020 con un saldo de 2,761 millones de pesos, lo que representó un crecimiento de 40% respecto al cierre del 2019.

En cuanto a las garantías, el monto otorgado por la banca de desarrollo fue de 162,430 millones de pesos a diciembre del 2020, una caída de 5.6%, influido principalmente por los descensos en las operaciones de Nafin y SHF.

 

Pérdida de más de 1,400 millones de pesos

De esta forma, en diciembre del 2020, el resultado neto del sector fue de -1,406 millones de pesos, saldo 5,767 millones menos que los 4,361 millones obtenidos en el 2019.

Este resultado negativo se explicó principalmente por una caída importante de 21.3% en ingresos por intereses; de 5.1% en comisiones; un decremento fuerte en resultado por intermediación; y un aumento de casi 50% en estimaciones preventivas para riesgos crediticios.

Los bancos de desarrollo que obtuvieron resultados netos negativos fueron Nafin, Bancomext y Banco del Bienestar.

En vivienda, la mayor morosidad

El reporte de la CNBV señala que a diciembre del 2020, el Índice de Morosidad (IMOR) de la banca de desarrollo, se ubicó en 1.40% contra el 1.19% de diciembre del 2019.

Al interior, el segmento de vivienda fue el que presentó el mayor IMOR con 9.37%; seguido del de consumo con 2.36% y el comercial con 1.28 por ciento.

Por institución, el nivel más alto lo presentó Banco del Bienestar con 18.68%, un incremento anual de 3.65 puntos; seguido de SHF, Banjercito y Bancomext con niveles de 6.64%, 2.73% y 2.36%, respectivamente. Banobras y Nafin registraron los índices más bajos con 0.51% y 0.24 por ciento.

rrg