dos de cada tres expedientes que se concluyen en la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon) se hacen por medio de la suscripción del acuerdo conclusivo, demostrando así la efectividad y eficacia de esta figura de arbitraje.

De acuerdo con Eduardo Sánchez Lemoine, director general de Acuerdos Conclusivos de la Prodecon, desde la creación del acuerdo conclusivo, en enero del 2014, hasta hoy el ombudsman fiscal tiene un total de 6,400 solicitudes.

Nuestra función es defender a los contribuyentes y en el caso de los acuerdos conclusivos, apoyarlos a que puedan aclarar, de una manera sencilla y consensuada con la propia autoridad, su situación fiscal ante la autoridad que los está revisando , aseveró.

Los acuerdos conclusivos son un medio alterno y extrajudicial para solucionar las diferencias entre los contribuyentes y las autoridades fiscales, como lo son el Servicio de Administración Tributaria (SAT), el Instituto Mexicano del Seguro Social, el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores, la Comisión Nacional del Agua y con diferentes secretarías de los gobiernos de los estados.

El fin de éstos es lograr que el contribuyente, al no estar de acuerdo con lo observado por la autoridad, regularice su situación fiscal.

En los acuerdos conclusivos, la Prodecon es un mediador y, en esa función, trata de que ambas partes (contribuyente y autoridad fiscal) lleguen a un mutuo acuerdo para poner fin a las diferencias respecto al tratamiento fiscal que ha venido dando un contribuyente a la entrada de sus recursos y erogaciones , indicó Eduardo Sánchez Lemoine.

Indicó que la materia del acuerdo conclusivo son los hechos, omisiones o irregularidades que, durante un procedimiento de auditoría se detectan por parte de las autoridades fiscales respecto a la contabilidad del contribuyente.

Recordó que estos acuerdos los puede solicitar cualquier tipo de contribuyente, sin excepción, que esté en desacuerdo con los resultados de su auditoría; además, éstos son totalmente gratis en la Prodecon.

Además, agregó, los acuerdos conclusivos traen beneficios tanto a los contribuyentes como a la autoridad fiscal, ya que ambas partes adquieren certeza y seguridad jurídica respecto a lo acordado, además de que evitan ir a juicios largos y costosos.

En el primer semestre del año, el SAT recaudó 76,705 millones de pesos por auditorías fiscales, lo que representó un crecimiento de 7.1% en términos reales respecto al mismo periodo del año anterior, cuando se obtuvieron ingresos por 67,873 millones de pesos.

De acuerdo con el Informe Tributario y de Gestión correspondiente al segundo trimestre del año, el órgano recaudador realizó un total de 80,535 auditorías, 111% más que las realizadas el año pasado.

A partir del 2015, las auditorías se han focalizado en combatir conductas como la simulación de operaciones o la emisión de facturas apócrifas, con el objetivo de propiciar un mayor cumplimiento voluntario por parte de los contribuyentes , indicó el SAT en su informe.

Asimismo, informó que al segundo trimestre del 2017, la recaudación promedio por auditoría fue de 952,449 pesos, menor a la del año pasado, cuando era de 1.8 millones de pesos por acto.

[email protected]