El presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello, propuso reducir el financiamiento a los partidos políticos y la implementación del voto electrónico con lo cual se podría ahorrar en materia electoral unos 7,000 millones de pesos.

Planteó que para reducir el costo de la democracia se puede modificar la Ley General de Partidos Políticos para que los recursos que se otorgan a estos institutos se obtengan al multiplicar el padrón electoral de un estado por 30% de una Unidad de Medida y Actualización y no por 65%, como hoy en día se hace.

Con este cambio, apuntó Córdova Vianello durante uno de los foros que se realizan en la Cámara de Diputados sobre la reforma electoral que se pretende aprobar en el próximo periodo de sesiones, a iniciar en septiembre, se podrían ahorrar en el plano local unos 2,500 millones.

Aunado a ello, comentó el funcionario electoral, se pueden ahorrar unos 4,500 millones de pesos al implementar el voto electrónico en el país.

“El voto en urna electrónica, como ocurre en Brasil y en la India, nos ahorraría recursos en trabajo de campo, capacitación electoral, integración de casillas, documentos y materiales electorales; PREP que es un sistema electrónico que goza de la confianza de todos los actores y conteo rápido, así como cómputos distritales y recuentos”, indicó.

Estas acciones, enfatizó Córdova, pueden dejar ahorros relevantes para las arcas públicas gubernamentales sin menoscabo de la autonomía de las autoridades electorales, tanto a nivel federal como local.

Es oportuno recordar que actualmente en la Cámara Baja hay diversas iniciativas propuestas, principalmente por los legisladores de Morena, el grupo político mayoritario en el Congreso de la Unión, que buscan reducir la estructura orgánica de las autoridades electorales con acciones que van desde desaparecer al mismo Consejo General del INE, eliminar a los Organismos Públicos Locales Electorales, hasta aplicar una fórmula para reducir a la mitad los recursos públicos que reciben los partidos políticos.

No obstante, Córdova Vianello refirió que, antes que una reforma electoral, el país necesita avanzar en otros rubros de mayor relevancia para la sociedad como la disminución de la desigualdad, la pobreza, la corrupción y la impunidad.

“Volvamos la vista atrás, a 1989, y quizá la única asignatura en la que hemos avanzado consistentemente es la de contar con elecciones libres, equitativas y confiables (...) No todo lo que se plantea, hay que decirlo, reduciría costos, al menos no en la disminución sugerida.

“Pero sí en cambio, todo lo que se propone conlleva alteraciones que podrían, si se hace mal, poner contra las cuerdas a nuestro sistema democrático y me refiero a tres aspectos en concreto: la autonomía de las autoridades electorales, la operatividad del propio sistema electoral y el pluralismo político”, planteó.

[email protected]