La Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados aprobó el dictamen que reforma los artículos 116 y 127 de la Constitución, a propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador, para establecer que ningún servidor público, incluidas las personas de derecho público e integrantes de órganos y organismos constitucionalmente autónomos, podrá ganar más que el presidente de la República.

El decreto será sometido a la discusión y eventual aprobación del pleno de la Cámara Baja durante la sesión ordinaria de hoy.

“Los servidores públicos de la Federación, de las entidades federativas, de los municipios y de las demarcaciones territoriales (...) recibirán una remuneración adecuada e irrenunciable por el desempeño de su función, empleo, cargo o comisión, que deberá ser proporcional a sus responsabilidades”, cita la nueva redacción del primer párrafo del artículo 127 constitucional.

Así como que los poderes estatales Legislativo, Ejecutivo y Judicial y las personas de derecho público, órganos y organismos autónomos deberán incluir en sus proyectos de presupuesto los tabuladores desglosados de las remuneraciones que percibirán sus servidores púbicos.

“Las remuneraciones de los servidores públicos que sean superiores al límite máximo” establecido para el presidente “deberán ser ajustadas o disminuidas en los presupuestos de egresos correspondientes al ejercicio fiscal del año siguiente a aquel en que haya entrado en vigor el presente decreto”, ordena un artículo transitorio.