Tras reconocer haber recibido un estado con las finanzas quebrantadas, el gobernador de Michoacán, Fausto Vallejo, anunció un enérgico plan de austeridad.

El plan de ahorro contempla disminuir los gastos de consumo de gasolina, energía eléctrica y telefonía en las más de 100 dependencias gubernamentales.

Además, la construcción de un complejo en donde se aglutine a las oficinas que hoy se encuentran en edificios rentados y que representan una importante fuga de recursos.

Dijo que el plan de austeridad no significará la paralización de servicios, sólo su optimización generando los gastos mínimos.

Asimismo, Vallejo descartó la venta de bienes muebles propiedad del gobierno del estado para sacar adelante la economía michoacana.

En este sentido, aseguró que ni Casa de Gobierno ni el Centro de Convenciones se pondrán a la venta.

Cabe hacer mención que durante la administración de Leonel Godoy Rangel, el estado adquirió una deuda por el orden de los 9,000 millones de pesos.

Adicionalmente dejó una deuda que aún no ha sido revelada, aunque grupos como los constructores han indicaco que el adeudo para su sector asciende a 1,000 millones de pesos.

Además, hoy mismo se reveló que eventos como el Festival Internacional Cervantino demandaron al gobierno del estado por el adeudo de 1 millón de pesos.