El concepto de agresión real dividió las apreciaciones de los ministros de la Suprema Corte, pero una mayoría de seis votos a favor (y cinco en contra) estimó válido ello y lo cual se contempla en la fracción III del artículo tercero de la Ley que Regula el Uso de la Fuerza Pública en el Estado de México, para que integrantes de las corporaciones policiacas actúen en caso de conductas que pongan en peligro bienes jurídicos.

Es una resolución contraria a lo expuesto en los incidentes de inconstitucionalidad presentados por las comisiones Nacional de Derechos Humanos y de Derechos Humanos del Estado de México, las cuales juzgaron que la agresión real es oscura , porque no se definen claramente cuáles son las acciones físicas que ponen en peligro los bienes jurídicos.

El análisis del proyecto del ministro ponente, Alberto Pérez Dayán, que pretende declarar la inconstitucionalidad de la ley mexiquense, defiende su propuesta en el sentido de que la norma dice una cosa sobre el uso de la fuerza, mientras que la Constitución dice todo lo contrario .

Pérez incluso recurrió a lo que establecen los acuerdos y tratados internacionales, lo que fue respaldado por el ministro Arturo Zaldívar, en el sentido que la redacción de agresión real deja abierta la libre interpretación de cuándo se debe intervenir cuando estén en riesgos los bienes jurídicos.

Sin embargo, para la ministra Margarita Luna, el concepto es claro, debido a que sí se define su actuación.