Hasta ayer, 37 personas habían muerto a causa del coronavirus en al menos 20 estados del país, mientras que los casos confirmados llegaron a 1,378 y había 3,827 sospechosos.

José Luis Alomía Zegarra, director general de Epidemiología de la Secretaría de Salud, informó que en total se han realizado 12,278 pruebas para detectar Covid-19, de las cuales 7,073 han resultado negativas.

También se dio a conocer que al menos 46% de las personas contagiadas ya fue dado de alta, y que 51% se mantiene en aislamiento.

Por otro lado, la carga de enfermedad por estado se mantiene en su mayoría en la CDMX, con 296 casos; y el Edomex, con 157.

Un día antes, la tasa de incidencia acumulada era mayor en el estado de Quintana Roo. Ayer, la capital se posicionó con la tasa más alta, al reportar 3.28 casos por cada 100,000 habitantes.

Asimismo, señaló que la mayor parte de la población contagiada oscila entre 30 y 44 años, es decir, adultos jóvenes, quienes presentan mayor movilización en las calles, por lo que se incrementa el riesgo de contagio.

En tanto, la cifra de pacientes hospitalizados por coronavirus subió a 18%; de ese número, 6% presenta condición grave.

Sobre la situación del Hospital General No. 7 de Monclova, Coahuila, donde se reportó el contagio por el virus de 21 trabajadores de la Salud, Manuel Cervantes Ocampo, titular de la Coordinación de Atención Integral a la Salud en el Primer Nivel del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), dio a conocer que autoridades de la entidad acordaron sanitizar en los próximos días toda la unidad médica, además de abastecerla de insumos de protección.

En otro tema, Hugo López-Gatell Ramírez, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, llamó a no tener prejuicios sobre la compra de productos médicos de otros países, ya que aseguró que México tiene grandes estándares para garantizar la calidad de los insumos.

Añadió que cuando empezó la etapa de preparación para enfrentar el coronavirus en el país se evalúo el inventario de los productos que serían necesarios para la contingencia. Sin embargo, reconoció que existen riesgos en las compras de insumos, debido a las excepciones que se dan durante una crisis de salud, por lo que cuentan con un grupo de especialistas para evaluar los productos y así garantizar su calidad.

Por otra parte, autoridades de la secretaría dieron a conocer que ingenieros de distintas academias, incluidas las Fuerzas Armadas, comenzaron con la reparación de 1,500 respiradores que se encontraban en desuso, al tiempo que se aclaró que el uso de infraestructura médica privada será la última opción a utilizar por el gobierno federal durante la crisis.

[email protected]

kg