La Secretaria de Gobernación (Segob) confirmó que restos humanos hallados en el rancho El Limón, ubicado en el municipio de Tlalixcoyan, corresponden a dos de los cinco jóvenes secuestrados el 11 de enero en Tierra Blanca, Veracruz, por parte de policías estatales, quienes los entregaron a un grupo criminal.

Familiares de José Benítez de la O; Mario Arturo Orozco; Alfredo González Díaz; Bernardo Benítez Arroniz y Susana Tapia Garibo quienes el 11 de enero fueron entregados por policías de la Secretaría de Seguridad Pública de Veracruz a una célula del Cártel Jalisco Nueva Generación acudieron a las instalaciones de la Policía Federal (PF), donde se les explicó los trabajos de genética que realizó la División Científica a los indicios hallados en días pasados en el rancho El Limón.

En ese sitio, binomios caninos de la Policía Federal entrenados para la localización de personas marcaron varios puntos donde los peritos recolectaron restos óseos, así como manchas hemáticas, los cuales fueron sometidos a un análisis genético.

Al efectuar la confronta de las muestras tomadas en el rancho, con los perfiles genéticos proporcionados por los familiares de las víctimas, se determinó la coincidencia con dos de los jóvenes desaparecidos , dijo la Secretaría de Gobernación en un comunicado en el que no precisó a quién de los cinco jóvenes correspondían los restos identificados.

El fiscal general de Veracruz, Luis Ángel Bravo Contreras; el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa Cifrián; el presidente de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, Jaime Rochín del Rincón, y el comisionado General de la Policía Federal, Enrique Galindo Ceballos, fueron los encargados de dar a conocer esa información a los familiares en una reunión en las instalaciones de la Comisión Nacional de Seguridad.

A ese encuentro acudieron por parte de los familiares de los cinco jóvenes desaparecidos, los señores José y Bernardo Benítez, así como la señora Columba Arroniz.

El subsecretario Roberto Campa Cifrián ratificó el compromiso con los familiares de informarles cualquier avance, así como la instrucción de continuar con el proceso de búsqueda, además del acompañamiento a las familias hasta completar todo el proceso de investigación y el castigo a los responsables.

Por la mañana, en una entrevista radiofónica, la señora Columba Arroniz González, madre de Bernardo Benítez Arroniz, dijo que estaba preparada para recibir cualquier noticia en el informe que más tarde se les presentaría a los familiares en la Comisión Nacional de Seguridad.

Las circunstancias nos tienen que hacer que nos preparemos. Como madre, tengo todavía una lucha interna de pensar qué me pueden decir; muy duro y muy difícil para mí , dijo.

Los funcionarios insistieron en esa reunión que en el rancho El Limón operaba la célula del CJNG, donde encontraron dos vehículos con reporte de robo, instrumentos empleados para la aparente sustracción ilícita de hidrocarburo, una bodega utilizada para habilitar dobles fondos en vehículos, presumiblemente usados para trasladar droga, así como indicios de que en el lugar se resguardaba a personas secuestradas.

[email protected]